Portada Portada "La maldad política"
Uno de los muchos problemas de las épocas de malestar social como esta en la que vivimos es que se tiende a odiar irremediablemente a cualquiera que dé la cara en nombre la situación. Hace tiempo, por ejemplo, que la crisis económica nos apuntó a la moda de odiar a los políticos. Vale que estos nos lo suelen poner fácil, pero esto nos lleva a un estado de confusión, como el niño que se alarmó tanto cuando no venía el lobo que cuando vino nadie le hizo caso, en el que se mezcla la verdadera maldad política (pecados morales) con la pecata minuta de los fallos de comunicación, las provocaciones o las estrategias de despiste. De ahí que este tratado de Alan Wolfe sea tan importante para los tiempos que corren: el autor se detiene, en un texto denso, minucioso y respetable, en diferentes casos de irrefutable maldad política (torturas en Irak, limpieza étnica en los Balcanes, terrorismo en Oriente Medio…) y analiza cómo se respondió a cada caso. Los resultados a veces sorprenden por su pasividad. Otros, por lo exagerado. Pero lo que más sorprende es comprobar lo poco que ayudó a la causa cualquiera de las dos respuestas. "La maldad política" (Galaxia Gutenberg) Por Tomás Castroviejo