La serie "Masters of Sex", uno de los estrenos más esperados de este otoño, ha vuelto a traer el sexo a nuestras pantallas. Aborda la historia de William Masters (Michael Sheen) y Virginia Johnson (Lizzy Caplan), pareja pionera en la investigación de la sexualidad humana. Sus estudios fueron un escándalo en los años 60, debido a que se basaban en la observación directa de los comportamientos sexuales de sus voluntarios. El –lógico- abundante contenido sexual de la serie, nos lleva a plantear si está abusando la televisión de los últimos años de las escenas de alto voltaje.
"Masters of Sex"
Antes de entrar en este siglo, ya la serie "Sexo en Nueva York" nos mostraba la vida de cuatro mujeres independientes que hablaban de sexo (y lo practicaban) sin tabúes. Siguiendo este camino, algunos canales de televisión han ido llenando su programación con series tan "erótico-festivas" como "Spartacus", “Boardwalk Empire” o "Juego de Tronos", que empezaron con grandes dosis de sexo para ganar adeptos pero con el tiempo se han ido centrando más en la trama. Mientras, en otras como "True Blood” "Nip/Tuck”, aquella de dos cirujanos calenturientos, los desnudos y el sexo se emplean más como un reclamo para la audiencia. Por no hablar de “Californication”, que bien podría haberse titulado simplemente “Fornication”, porque no hacen otra cosa. Que estas series las emitan canales por cable, lo explica todo. ¿Escenas hot emitiéndose en abierto para toda la recatada sociedad americana? No señor. Pero también existen las series que emplean el sexo justificadamente. Y aquí merecen mención especial "Tell Me You Love Me" y “Girls”. Tratan el sexo con una naturalidad poco usual, y no lo muestran como algo siempre maravilloso y placentero. Secuencias (muy) explícitas que no pretenden poner a tono al espectador, sino más bien hacerle entender mejor a los personajes. Y esta es la línea que sigue “Masters of Sex”, la serie de Showtime que ya puedes ver en V.O.S. en Canal+2. Imposible llegar a un consenso sobre si es justificado o excesivo el sexo en televisión, pero lo que, sin duda, es cierto es que el sexo vende y llama nuestra atención. ¿Si no por qué has leído este artículo hasta el final? Ana G. Ramos