¿Nos gusta la deriva sintética de la música de John Grant? Sí y no. A varias canciones de su último álbum, "Pale Green Ghost", les sienta muy bien, pero en otras la electrónica parece metida con calzador. Lo que nos encanta es esa honestidad brutal con la que narra la ruptura con el que él mismo define como "su gran amor".
John Grant John Grant
Lo mejor es comprobar todo esto en el concierto que dará esta noche en Madrid. Pero mejor aún es saber que atacará también temas de su anterior y celebrado "Queen of Denmark", esa obra colosal de metafolk apoyada en la voz prístina y demoledora de uno de los barbudos más deseados de la escena musical. Más de tres años después desde que publicó su oscuro y aclamado proyecto que contó con los sintetizadores como claros protagonistas. A medio camino entre el synth-pop y el folk americano, su nuevo proyecto ya tiene nombre: “Pale Green Ghosts”. Es el más ecléctico hasta la fecha y cuenta con la excelente colaboración de Biggi Veira, el programador de los Gus Gus. Vanidad le entrevistó aprovechando su pasada  visita a Madrid y descubrió que goza de ese encanto y sensibilidad sólo propio de los grandes artistas. Una conversación que habría podido durar días. La electrónica siempre había estado en su cabeza, pero “no contaba con las herramientas, por lo que necesitaba la ayuda de alguien”. Ahora sí, la idea se ha materializado. Inspirándose en Roisin Murphy para el diseño de su portada, asegura que no le resulta arriesgado haber mezclado estilos tan antagónicos en sus canciones e incluso reconoce que era algo “más bien necesario”. Active Child, Ásgeir Trautsi, FM Belfast o Lindstrom son algunos de los artistas que ha estado escuchando últimamente, lo que probablemente haya sido determinante en la producción de sus sonidos, mucho más positivos. “Estoy disfrutando de la vida”, comentó, y no cabe duda de que dice la verdad. “Me gusta vivir en Islandia, la gente que tengo allí, venir y charlar con gente como tú, aprender nuevas palabras en español, ver ciudades maravillosas como Madrid…”. La música como terapia, como forma de tener siempre la última palabra. Y si algo no le faltan, son precisamente palabras. Habla cuatro idiomas y cree que esto acabará viéndose reflejado en su música. “Quiero hacer algo grande” es la frase con la que decide concluir la entrevista, sabiendo como dejarnos con la intriga. “Pale Green Ghosts” será nuestro aliciente. El concierto de esta noche es en la sala Joy Eslava de Madrid, y quedan algunas entradas que puedes comprar aquí, por si aún te lo estás pensando.