El Festival de San Sebastián galardonó el domingo pasado a Carlos Vermut (Madrid, 1980) con la Concha de Oro por su película "Magical Girl", y con la Concha de Plata al mejor director. Dos premios que rara vez van juntos, y que colocan a este joven realizador en el centro de todas las miradas. Considerado por la crítica como uno de los principales representantes del otro cine español (junto con Isaki Lacuesta, Javier Rebollo, Fernando Franco y muchos más), el galardón ha sido una forma de volver a demostrar que en España se hace buen cine, y en grandes cantidades.
Cartel de Cartel de "Magical Girl"

Carlos Vermut comenzó dedicándose a la ilustración, y entre 2006 y 2008 publicó cómics como "El banyán rojo", "Psicosoda" o "Plutón BRB Nero". No obstante, en 2009 se convirtió en el ganador del Notodofilmfest VII con su primer cortometraje "Maquetas", un mini relato -como poco- irónico a través del cual se puede adivinar claramente el que será su estilo posterior. Él mismo ha declarado en algunas entrevistas que decidió iniciarse en el cine porque era lo que en ese momento más le apetecía, ya que había sentido la necesidad de contar historias a través de este medio desde hacía tiempo. Si unimos esto al abaratamiento de los costes de realización de películas, que resultan en filmes low-cost, podemos entender el carácter de casi experimentación que muestran sus primeras producciones. Es interesante observar que el bajo presupuesto es una característica bastante común entre los cineastas del otro cine español, y que muchas veces estos se aprovechan de la circunstancia para deslumbrar con ideas originales (me viene a la cabeza el documental ficticio de David Gutiérrez Camps, "The Juan Bushwick Diaries", donde se mezclaban cámaras profesionales, compactas, y algún que otro iPhone). Poco después vino "Michirones", otro corto sobre dos amantes murcianas que también sorprende y reta al espectador.

En 2011 se estrena "Diamond Flash", su primer largometraje. Comenzó a escribir el guión de esta ópera prima en 2010, y tras presentar el proyecto a varias productoras y ser rechazado decidió abrir la suya su propia, Psicosoda Films. "Diamond Flash" no se estrenó en salas comerciales, sino que salió a la luz a través de la plataforma de cine online Filmin. El éxito de la película fue instantáneo, se convirtió en trending topic el día de su estreno, y a partir de entonces comenzó a circular por salas de cine independientes, normalmente unidas a instituciones culturales. El largometraje trata fundamentalmente del secuestro de una niña, que, en palabras del propio director, sirve como telón de fondo para la narración de las historias de otros personajes a nivel individual, y para la descripción y el desarrollo de temas como los abusos sexuales, la dominación o el maltrato. Todo esto relatado en un ambiente de misterio, con escenarios que recuerdan al cómic (el personaje de Diamond Flash es un superhéroe) y partiendo de un reducidísimo presupuesto, 20.000 euros. En 2012 el realizador también dirigió, junto con el dúo cómico Venga Monjas, el cortometraje "Don Pepe Popi".

Y llegamos a la actualidad. "Magical Girl", producida por Aquí y Allí Films es la película que ha arrasado en el Festival de San Sebastián. El filme cuenta la historia de un profesor de literatura en paro (Luis Bermejo) que trata de cumplir el sueño de su hija enferma terminal (Lucía Pollán), conseguir el vestido oficial de “Magical Girl Yuyiku”, una serie japonesa de dibujos animados. En su intento de conseguirlo, se introducirá en una oscura cadena de chantajes donde conocerá a Bárbara (Bárbara Lennie) una joven trastornada, y Damián (José Sacristán) un profesor retirado. "Magical Girl" llega a nuestras pantallas el 17 de octubre, y esperaremos expectantes a su estreno.

Por Irene Rihuete