Causaron sensación en los 80 y en los 90 y alguna que otra lágrima por parte de algún niño que consideraba casi ortopédico chapotear en la orilla del  mar calzando un par de zapatos de colores brillantes. Como nos gusta mucho mirar al pasado y rescatar básicos para adaptarlos a este nuevo siglo, desde Vanidad proponemos que desempolves aquellos zapatos de goma que te ponía tu madre y los pasees no solo a pie de playa, sino que las los acabes convirtiendo en todo un must para la ciudad. De colores flúor, con tacón o sin él, de cuero e incluso combinadas con calcetines, aquí te dejamos nuestra selección para estos días en los que la playa todavía es un sueño de verano.   Rebeca Canal