En 1995, el gran genio del cine internacional, Bernardo Bertolucci decide volver a sus orígenes rodando una película en la Toscana italiana en la que contaría una historia cargada de erotismo y descubrimientos. Para protagonizarla escogió a una joven y desconocida llamada Liv Tyler.
Liv Tyler, de Armani, posa en  la maravillosa Villa di Geggiano, uno de los escenarios de la película Liv Tyler, de Armani, posa en
la maravillosa Villa di Geggiano, uno de los escenarios de la película
Dulce y picante Liv Según las palabras de su director,  “Belleza robada” es la historia de una jovencita que deja la adolescencia atrás para poder descubrir un secreto que está ligado a su propia identidad. Para crear esa atmósfera de misterio, melancolía  y tentación, Bertolucci necesitaba a alguien tremendamente especial, y tras meses y meses de pruebas, Liv Tyler acabó cruzándose en su camino. Ella interpreta a Lucy Harmon, una joven neoyorkina que tras el suicidio de su madre vuelve a la villa italiana de unos amigos donde ya había pasado el verano que cumplió 15 años. Va en busca de su verdadero padre, y además está  dispuesta a recuperar una historia del pasado que dejó sin terminar. Sin embargo, acabará encontrándose a si misma, y resolviendo todas sus dudas sobre el amor, la madurez, la muerte y el sexo. Para ayudarla contará con un escritor amigo de su madre maravillosamente interpretado por Jeremy Irons. Lo que Bertolucci no sabía es que la historia de Lucy y de Liv eran bastante cercanas. Hija de Bebe Buell, chica Playboy, groupie y amante de Mick Jagger o Elvis Costello entre muchos otros, y del rockero Todd Rudgen, en realidad guardaba un secreto relacionado con sus orígenes. Un día éste salió a la luz estando con su madre en un concierto de Aerosmith cuando Liv tenía 9 años. Bebe le dijo que el hombre que estaba cantando en el escenario era su verdadero padre. Años después, Steven Tyler hizo aparecer a su hija en el videoclip de la mítica canción “Crazy” junto a Alicia Silverstone, presentándola al mundo. Liv había comenzado su carrera artística como modelo a los 14 años, pero no fue hasta “Belleza robada” que empezó a ser conocida por el público. La película fue su gran salto a la fama. Su premier en Los Ángeles contó con la presencia de estrellas tan importantes como Steven Spielberg o Keanu Reeves.  Con “Belleza Robada”, Liv recorrió distintos festivales de cine como aquel Cannes de 1996 donde enamoró a todos, como ya lo había hecho con todo el equipo  rodaje.
Ignazio Oliva & Liv Tyler Ignazio Oliva & Liv Tyler
Su compañero, el actor italiano Ignazio Oliva dijo de ella que era guapísima, simpática y que besaba muy bien para los 17 años que tenía. Y es que Liv cumplió la mayoría de edad durante el rodaje de esta película, y por eso, tal como ha confesado,  “Belleza robada” es tan importante para ella, ya que su primer papel protagonista fue nada más y nada menos que de la mano de Bernardo Bertolucci.
Liv, junto a su madre, Bernardo Bertolucci, y el resto del equipo celebran   su 18 cumpleaños en el set de la película Liv, junto a su madre, Bernardo Bertolucci, y el resto del equipo celebran
su 18 cumpleaños en el set de la película
Un vestuario creado por Armani No era la primera vez que Giorgio Armani se encargaba de firmar el vestuario de una película, pero este fue uno de sus trabajos más especiales. Le gustó la historia que había creado su compatriota Bertolucci y no se lo pensó dos veces antes de aceptar. Se trataba de vestir a una jovencita neoyorkina inspirada por el grunge que al llegar al verano de la Toscana sufre una transformación. Los vaqueros altos, y las Doctor Martens son sustituidos por vestidos vaporosos, camisas y faldas ligeras, y estampados florares, para soportar las altas temperaturas. Todos los oufits que luce Liv son perfectos para su personaje de Lolita tímida inspirados en su sensualidad cargada de inocencia.
3 outfits de Liv Tyler diseñados por Giorgio Armani 3 outfits de Liv Tyler diseñados por Giorgio Armani
Su reverso es el personaje de Rachel Weisz. Miranda es una mujer práctica cerca de los 30, diseñadora de joyas, y que además tiene mucho carácter. Para ella son los vestidos que se ajustan a sus curvas, bermudas de tiro alto, y el pelo peinado hacia atrás con efecto mojado. En cuanto a la parte masculina de la película a destacar el papel de Osvaldo, un joven italiano interpretado por Ignazio Oliva con sus camisas llenas de color, sus cinturones de cuero y sus inseparables All Star negras. Maravilloso también el vestuario de Jeremy Irons, cuyo personaje, el escritor Alex Parrish, todo un gentleman inglés con sus gafas de carey, blazers de lino, fulares de seda y sus sombreros.
Jeremy Irons interpreta al escritor inglés Alex Parrish Jeremy Irons interpreta al escritor inglés Alex Parrish
Banda sonora para el Verano del Amor en la Toscana “Belleza robada” es una película que enamora, no solo porque muestra el descubrimiento personal que todos vivimos al crecer, sino también por el paisaje en el que está situada la historia, una maravillosa villa toscana a las afueras de Siena. Su banda sonora también ayuda a meternos en la historia. Clásicos de la música como “I’ll beeing see you” de Billie Holliday, “Superstition” de Stevie Wonder, o ese magnífico baile final al ritmo con “My baby just cares for me” de Nina Simone, se mezcla con grupo míticos de mediados de los 90 como Hole de Courtney Love con su canción “Rockstar”, “Alice” de Cocteau Twins, “Glory Box” de Portishead, “I need love” de Sam Phillips o “Rocket Boy” de Liz Phair cuyo videoclip está hecho con imágenes de la película. La música es tan importante en “Belleza robada” porque nos introduce directos en la historia y nos desvela los sentimientos de los personajes que éstos no muestran directamente, y hace que entremos en cada una de sus escenas como si estuviéramos viviéndolas. Ver a Liv Tyler floreciendo a sus 17 años ante la cámara de Bernardo Bertolucci, un reparto compuesto de intérpretes tan maravillosos como Joseph Fiennes, Rachel Weisz, o Jeremy Irons entre otros, un vestuario cargado de color y sensual elegancia firmado por Armani y una banda sonora que recoge lo mejor de los 70 y de los 90, son algunas de las muchas razones  que hacen que “Belleza robada” forme parte de “Vivir rodando”. Irene Chaparro Felix