Si ya viste esta serie, puedes pasar directamente al final. Si no, te daré cinco excusas para ver algo de Hello ladies: 1.Es una serie que emiten HBO (allí) y Canal+ (aquí), canales bastante fiables en cuanto a series se refiere. 2.Está creada, producida y protagonizada por Stephen Merchant (The Office, Extras), colaborador habitual de Ricky Gervais y que tiene ya en su haber los mejores premios a los que se puede aspirar en el ámbito televisivo. 3.Sus capítulos duran lo justo para no resultar pretenciosa o aburrida. 4.El humor ácido y canalla que tiene (y sostiene un guión sin mucha historia) funciona con eficacia a la hora de conseguir el objetivo de toda sitcom: que el espectador se ría de sus personajes y con sus personajes. 5. Refleja con mucha mala leche el ridículo y el patetismo que hay en las relaciones sociales en general y las sentimentales/sexuales en particular.
Cartel de la serie Cartel de la serie "Hello Ladies"
Y es que Hello Ladies nos lleva a Los Ángeles para meternos en la vida de Stuart (Merchant), un inglés a medio camino entre el hipster y el nerd que, por encima de todo, es un capullo nivel alfa empeñado en quedar como tal en cualquier momento y lugar, especialmente si hay mujeres por medio; porque lo cierto es que los continuos fracasos sociales-sentimentales de este tipo son el epicentro de una trama sin más objetivo que el de reírse de/con el patetismo de los losers, esa subespecie social caracterizada por contar su biografía por errores, espantar al género contrario a la velocidad de la luz, tener un concepto de sí mismos inversamente proporcional a la realidad, conseguir que la persona más insulsa y mediocre parezca brillante a su lado, ser un filón para bromas de todo tipo y generar más vergüenza ajena que cierto anuncio de lotería… En definitiva, Hello Ladies gira en torno a personas víctimas de sí mismas o de su falta de (dignidad/criterio/sensatez/medida) o de la ausencia de amigos o familiares que los quieran de verdad. Personas que van a por todas y… se marchan como vinieron. Personas que o se pasan o no llegan, pero que ahí están, acechando, esperando su oportunidad para fracasar de nuevo… A continuación el trailer de la primera temporada: Así, Hello Ladies se convierte en todo un catálogo de espantos sociales (tanto en personajes como en situaciones) y un manual de cómo no relacionarse con los demás (especialmente si en tus intenciones está que esa otra persona entre a formar parte de tu vida o, al menos, de tu cama). Por lo demás, si a esta serie le quitas esa necesaria complicidad del espectador a la hora de hacer sangre, pasa de ser una sitcom a una shitcom. Y ahí está el gran acierto que salva a Hello Ladies de sí misma: forzar tanto el bochorno de sus protagonistas y tramas que no veas más que eso y llegues a coger a ¿cariño? a unos personajes de los que huirías en la vida real como si fueran tiburones blancos. Javier Crespo Cullell