Que no nos engañen. El mejor amigo del hombre no es el perro, es: El PUNTO NEGRO. Lo protegen, lo alimentan con lo mismo que ellos comen, lo cuidan –hasta le ponen aftershave-, lo sacan a pasear y si te acercas demasiado o hablas mal de él… ¡se enfadan! Increíble. Era domingo de manta, sofá y cualquier cosa en la tele. Pero aquella tarde no daban cualquier cosa. Porque aquella tarde “I’ve had the time of my life, No I never felt this way before, yes I swear it’s the truth and I owe it all to you”. El dirty dancer de Patrick Swayze se había colado en mi casa y, curiosamente, Gonzaga no dijo ni mu. Así que triunfó el amor–y yo- y dejamos esa gran obra maestra–sí, más que "El Padrino"-.
Mujeres Despechadas: ¡Muerte a Gonzaga! Mujeres Despechadas: ¡Muerte a Gonzaga!
Habíamos llegado a LA ESCENA. Cuando él se queda sin camiseta, ella le rodea el cuello sube la pierna se deja caer hacia atrás leeeeentamente y también se queda sin camiseta –y con esos sujetadores blancos de primera comunión que todas tuvimos alguna vez-, sus bocas se acercan… y de repente lo miro -¿se habrá dormido?-. Seguía atento. Vuelvo de nuevo a la pantalla pero algo en su mejilla me llama la atención. Ahí estaba, el PUNTO NEGRO. Parecía penetrarme con sus ojillos oscuros, retarme a un duelo a vida o muerte. Acerqué mis dedos –estando distraído con LA ESCENA quizás hoy lo conseguía-. ¡Zas!, manotazo. “¿¡No estás viendo tu película!?” –me dijo-. “Déjalo en paz”. Pero no podía. Lo oía reír a carcajadas mientras me observaba. Tenía inmunidad, lo sabía. Volví a abalanzarme. ¡Zas!, manotazo. “¡Estate quieta!” y volvió a concentrarse en la tv –¡desde cuando le gustaban esos bodrios!-. Y dejándome llevar por un impulso animal, cayendo a lo más bajuno –lo sé- solté un desesperado “Si dejas que te lo quite… ¡te la ch#%@!”. El muy cerdo guardó silencio 3” y contestó: Ahora no, estoy viendo "Dirty Dancing". Así que, como comprenderéis, no me quedó otra que matarlo. Caroline Selmes & Laura Torné (Mujeres Despechadas)