La banda californiana estrena disco, Thriller, y ha vuelto a España para presentarlo. Ahí sigue su irresistible mezcla de punk, funky y ‘dub", pero ahora le dan un toque más pop de los acostumbrado. Antes de la prueba de sonido del último concierto que dieron en la madrileña sala Joy Eslava, el cantante Nic Offer se toma un café con nosotros.
El cantante del grupo, Nic Offer. El cantante del grupo, Nic Offer.
Vaya título más osado. ¿Han tenido algún problema con los abogados de Michael Jackson? No, no, ya tenemos suficientes problemas con la justicia como para añadir otro más (ríe). Thriller es un álbum arquetípico, el disco pop por antonomasia, desde los 80 no se ha repetido nada igual. Toda banda debería tener, o por lo menos aspirar a tener su propio Thriller. El Appetit for destruction fue el Thriller de Guns ´n´Roses, por ejemplo. Entonces, ¿quieren que este sea su álbum superventas? Bueno, eso es lo que pretendemos con cada disco que sacamos. Pero en este teníamos una sensación especial. Desde las canciones al diseño de la portada, de alguna manera todo iba enfocado a que fuera nuestro trabajo más pop. No me refiero al sonido, sino al concepto.
Nic Offer, voz de Nic Offer, voz de "Chk Chk Chk"
Es curioso que sean capaces de ponerse de acuerdo en algo así los ocho miembros del grupo, y más viviendo en ciudades diferentes. ¿Cómo se organiza tanta gente para escribir las canciones? Muchas ideas surgen cuando estamos juntos de gira. Tenemos las discusiones de cualquier grupo, pero una buena bronca propicia que se hagan buenos álbumes. Cuando nos juntamos a tocar y hacemos jam sessions son los mejores momentos para el grupo, pero cuando discutimos, es el mejor momento para las canciones. Tanta gente sobre un escenario, ¿no sale caro, con la que está cayendo? Muchas bandas se han apuntado a la moda de lanzar los sonidos pregrabados y ahorrar en infraestructura para ahorrarse el sobrepeso en los aeropuertos. Podríamos forrarnos si solo fuéramos dos tipos con dos ordenadores portátiles, pero nuestro objetivo es vivir la experiencia de tocar en muchos sitios. Si no estuviéramos todos, dejaría de tener sentido para nosotros. Nunca nos han pedido que rebajemos el número de miembros en el escenario. No se atreven (ríe).
Nic Offer Nic Offer
Usted no ha ocultado la decepción que sintió con la escasa respuesta del público de su anterior trabajo, comparado con los primeros. ¿Se han “vendido” un poquito en este disco para recuperar fans? En este disco hemos intentado ver las canciones con más perspectiva, no aislarnos del mundo y tener en cuenta lo que a nuestra gente le gustaría escuchar de nosotros. Y su voz tiene aquí registros que nunca habíamos oído antes. Un día, escuchando un disco de REM, me di cuenta de que Michael Stipe lleva 20 años soltando los mismos “yeh yeh yeh” una y otra vez. O Bono, con esos gallitos que mete en todas las canciones de U2. No quiero caer en eso.
Nic Offer Nic Offer
Lo del verano pasado en San Sebastián fue una auténtica fiesta. Suele ser la tónica en sus conciertos. ¿Cuál es la mayor locura que recuerda sobre el escenario? Hace años, en el Primavera Sound. Creo que era la primera vez que tocábamos en España… ¡A las 4 de la mañana! Para un americano es una locura. Y claro, a esas horas todos habíamos tomado MDMA (éxtasis). Yo quería compartir esa sensación con el público, así que bebía agua de una botella rociada con la sustancia y la escupía a las primeras filas. Creo que aquel día nos ganamos unos cuantos fans (ríe). Redacción: Luis Meyer Fotografía: Álvaro Delgado