Querido Cupido: El 14 de febrero, San Valentín para los enamorados, repartes a tu antojo flechas de amor que se acaban transformando en coreografiadas declaraciones de pasión, en cenas con menús solo para dos, y hasta en dedicatorias bochornosamente bonitas vía redes sociales. Y entre tanta exaltación, la cartelera también se contagia de tus melosas víctimas y de sus miradas, tan cómplices para ellos, los amantes, como extrañas y enajenadas para el resto.
Cartel de Cartel de "Una vida en tres días"
En “Una vida en tres días” (21 de febrero), Kate Winslet es Adele, una divorciada deprimida y agorafóbica que el Día del Trabajo conocerá a Frank, un desaliñado Josh Brolin. Éste la convencerá para que le dé cobijo en su casa durante el fin de semana y una vez allí, le confesará que es un preso fugado. Como todos nos merecemos una segunda oportunidad, los recién conocidos crearán una vida aparte resguardados entre esas cuatro paredes para terminar encontrándose como partenaires de penas y esperanzas. Dirige Jason Reitman (“Young Adult”, “Up in the Air” y “Juno”). Más en las nubes, “Cuento de invierno” (14 de febrero), una fantasía alegórica con Jennifer Connelly, Colin Farrell y Russell Crowe en una de amores atemporales con viajes en el tiempo, ladrones de joyas y corazones, chicas moribundas y hasta un caballo blanco volador. ¿Se te ha revuelto el estómago? Eso es que no estás colado por nadie. Y puesto que cuando se trata de enamorarnos todos somos igual de boludos y porque el amor a veces también necesita vacaciones, la coproducción hispano-argentina “Sólo para dos” (14 de febrero): una comedia de enredos con Santi Millán en un resort para parejas en Isla Margarita. Por último pero bien dispuesto a proclamarse el romance del año, el premiado amor futurista y lírico de Spike Jonze en “Her” (28 de febrero). Un idilio tecnológico entre Joaquín Phoenix y un sistema operativo de ordenador y teléfono con la voz de Scarlett Johansson y expresamente diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario... ¿todas?
Cartel de Cartel de "Cuento de invierno"
Y es que hay mucho cine para enamorar más allá de las fábulas de Julia Roberts, los romanceros carcas de las Jennifer (Lopez y Aniston), y los líos con poco apuro de Sandra Bullock. Romanticismo “clásico”: Tanbarroco como rebelde, el idilio prohibido y fatal de los retoños de Shakespeare: “Romeo + Julieta”, revisitados por Baz Luhrmann en Verona Beach y con el pique de los Montesco y Capuleto salpicando a Leonardo DiCaprio y Claire Danes en un flechazo lírico a través de los cristales de un acuario. Otro clásico, pero menos: “Cuando Harry encontró a Sally”. Billy Crystal y Meg Ryan sellan su química en una comedia sobre la divergencia entre sexos, confrontación épica ésta que suele culminar en un buen orgasmo (fingido o no). Y para mítico, el lío de Molly Ringwald en “16 velas”, con quince años y pillada hasta las trancas por el chico más popular de la escuela. Mientras que, su mejor amigo (el de la pelirroja), bebe los vientos por ella. Si es que no falla, porque para clásico: Cómo-quieres-que-te-quiera, si-el-que-quiero-que-me-quiera, no-me-quiere…
Cartel de Cartel de "Her"
Corazones intensos: Una tullida Marion Cotillard, y un rudo luchador de peleas callejeras, Matthias Schoenaerts, iniciarán un affaire curativo que comienza con sexo esporádico en “De óxido y hueso”. Para impetuosas, Vivien Leigh (Escarlata O’Hara), insatisfecha crónica y perro del hortelano en “Lo que el viento se llevó”, o Molly Shannon que en “Superstar” ensaya con árboles el ansiado beso que le hará desmayarse. No solo ellas se muestran febriles en los juegos del corazón: James McAvoy en “Expiación” y su enamoramiento epistolar con Keira Knightley, o Daniel Day-Lewis, entre el deber y el querer en “La edad de la inocencia” de Scorsese. Aunque como prometía “Love Story”: “Amor significa no tener que decir nunca lo siento…”. Y la que está bien dispuesta a entregarse es Meryl Streep en “Los puentes de Madison” y en “Memorias de África”, dañando por siempre jamás nuestras expectativas de lo que viene a ser un romance ordinario. Encantamientos VS Bocados de realidad: Están los que no se complican y se fabrican un idilio a su medida como en “Ruby Sparks”, donde un escritor niño-prodigio consigue crear un personaje femenino que acabará materializándose, y en “Lars y una chica de verdad”, con un tímido Ryan Gosling montándose un noviazgo con una muñeca comprada en Internet. Otros: los amores platónicos y el narcisismo de “Los amores imaginarios”’ e incluso la espectrofilia de “Ghost” (y su apoteósica “Unchained Melody”). “Like Crazy” y  “Celeste and Jesse Forever” son ejemplos de parejas des-romantizadas por sus sinceras miradas a nuestro pasatiempo favorito (el amor), reformulando el trillado ‘comieron perdices’ del género. Porque hay muchos tipos de final feliz.
Cartel de Cartel de "Sólo para dos"
Amantes outsiders: Enamorarse nunca pasará de moda pero, los tiempos cambian. En “Beginners”, Ewan McGregor y su padre Christopher Plummer se estrenarán en seria materia amorosa a la par. El primer novato, con la impredecible Anna (Mélanie Laurent), y el segundo, reconociéndose gay y echándose un novio más joven. Y Ryan Phillippe, fuera de sí y cayendo en las garras de su presa, y su ex, Reese Witherspoon en “Crueles Intenciones”, versión teen de “Las amistades peligrosas”: de pretendiente tóxico a candidato embriagado. Sin almibarar, “Las sesiones” terapéuticas con feeling de las manos de Helen Hunt, y el “Perfect Sense” de Eva Green y de nuevo Ewan, enamorándose en una sociedad que va perdiendo sus sentidos. Por mal que vaya todo: “El mundo se derrumba y nosotros nos enamoramos” (“Casablanca”). A continuación os dejamos las películas que se estrenarán proximamente: Cuento de invierno, 14 de febrero: Sólo para dos, 14 de febrero: Una vida en tres días, 21 de febrero: Her, 28 de febrero: Asier Iurrate