En la MBFWM no todo es tensión y nervios. La presión de que todo salga bien está siempre latente, sí, pero no enturbia el buen humor y ánimo de los participantes y organizadores de este evento. El backstage es uno de esos sitios míticos en los que a todos nos gustaría colarnos. Este lugar parece estar envuelto en un halo de misterio, es de aquí de dónde salen las colecciones que marcarán las tendencias de la próxima temporada, las propuestas que nos influirán, aún sin darnos cuenta, a la hora de llenar nuestro armario y prepararlo para la próxima estación. ¿Qué ocurre tras la pasarela?, ¿qué pasa entre bambalinas?, ¿por qué no podemos asistir en directo? En Vanidad hemos rescatado algunas imágenes del backstage del MBFWM14 para que puedas conocer los nervios previos al desfile y la felicidad y celebración posterior. La tensión cae a plomo y por fin sólo queda disfrutar. Los diseñadores guardan celosamente las prendas que van a mostrar al público unos minutos después; esto, sin duda alguna, es una de las cosas más mágicas del backstage. Maquilladores y peluqueros dan rienda suelta a su creatividad para que las modelos luzcan espléndidas en pasarela. Las chicas aprovechan los ratos muertos leyendo, poniéndose al día con las últimas noticias o bromeando entre ellas. Ajustes de última hora, risas nerviosas, laca por todos lados e ilusión, las marcas del backstage antes de un desfile. ¡Pasen y vean! Por Rosa Egea Fotografía de Alberto Sánchez Alcocer