La sensación de sentirnos observados nos ha invadido a todos en alguna ocasión, y es probable que cuando nos plantemos delante de las obras de este artista, desde las que nos miran ojos que observan entre amenazantes y anhelantes, padezcamos la vulnerabilidad de la desnudez más expuesta. Este desabrigo es una clara figuración de nuestra memoria, la que llevamos en esa mochila que es la vida. Esa memoria, esa historia nos representa, entre los pesares de muchos, y con ella convive una necesidad: la de no olvidar para que jamás se repitan las atrocidades ya sufridas. Hay una única manera de lograrlo: contarlo.
"UHP" óleo sobre tabla, 100x65cm.
Borja Bonafuente ha encontrado una hermosa forma de transmitir, de contar: valerse del arte para homenajear a aquellos héroes convertidos en mártires por entrecomillada necesidad. Que la intención es buena, es obvio; que el talento existe, no hay más que verlo; pero desde el punto de vista de esta humilde observadora hay algo más allá, algo más profundo que nos traspasa como un soplo, solo por un momento. Afortunadamente con la obra de Bonafuente siempre puedes redirigir la mirada al frente y seguirá ahí, hierática, saludándote desde las ventanas que el artista les ha regalado.
borja_bonafuente_gonzalo_vanidad_3 "Ay, Carmela", óleo sobre tabla, 100x65cm.
Estas obras, que en ocasiones rozan la fotografía, se desvinculan de ella (según palabras del artista) con toques que sacan a sus personajes del papel fotográfico, detalles que viajan desde los ojos de Borja, pasan por sus manos, por el pincel, y llegan al lienzo… y cuando del lienzo llega al espectador lo encandila como un flashazo que inevitablemente necesita analizar y digerir. En esos primeros instantes de choque, en los que inspecciona minuciosamente cada recoveco del espacio pictórico en busca de la respuesta primordial, es probable que llegue a una pregunta común ¿es una foto? En esos segundos de incógnita piensa "si es una foto, no es para tanto" hasta que entiende la verdad que tiene delante y se deja llevar por un magnetismo del que difícilmente podrá escapar. "Año dos" se inaugura mañana a las 20:00 en la galería Blokker (Calle Espalter 5, Madrid) y podremos disfrutarla hasta el 30 de Abril. Lucía Fernández Alonso (Luceral)