Un día cualquiera entre semana de este frío invierno neoyorkino. En la calle las temperaturas marcan bajo cero, pero el lobby del Ace Hotel New York está que arde. La música invade una sala de gran altura y luz tenue. La multitud, de actitud y atuendo informal, charla, bebe e incluso baila. Abundan las barbas, gorritos de lana y mechas californianas. En la recepción los clientes se registran. A un lado y otro del mostrador vemos jóvenes, altos y modernos. ¡Ah! los huéspedes son los que llevan maleta, claro…
El hotel visto desde fuera El hotel visto desde fuera
La decoración del hotel es como la ciudad que lo acoge: mezcla de estilos, periodos históricos y con mucho rollo. El equipo de diseño de Roman y Williams supo recrear la vibración y la vida de las calles de Nueva York, a la vez que respetar el alma histórica del edificio. No en vano se trata del antiguo Bresling Hotel, del que cuentan que pintores, cineastas y fotógrafos eran clientes habituales.
Recepción del hotel Recepción del hotel
El lobby del Ace emana libertad decorativa y rompe convencionalismos. Sillas vintage y sofás de nueva creación combinan humildes tapizados de lana y fieltro con lujosos terciopelos y pieles. Cuatro formidables lámparas, cuyas estructuras a base de antiguas tuberías rodean las gigantes columnas, son las responsables de la iluminación cálida e intimista. Para la zona de bar trasladaron el mobiliario al completo -panelado de madera incluido- de la biblioteca de un apartamento de Park Avenue, y lo colocaron como si de un decorado de teatro se tratase.
Bar del hotel Bar del hotel
En contraposición con el lobby, impresionante y efectista, las habitaciones son más prácticas y sosegadas. Paredes blancas, mobiliario de madera y reutilización de material de almacenaje para armarios y accesorios en los baños. Algunas habitaciones incluyen un frigorífico Smeg, un tocadiscos o incluso una auténtica Gibson acústica. Más que en un hotel, la sensación es la de estar invitado en el apartamento de tu colega más hipster.
Habitación del hotel Habitación del hotel
La filosofía de Ace Hotel busca crear experiencias ligadas a la cultura local. Sus hoteles son enclaves fundamentales de la escena urbana. Una aventura que comenzó en Seattle en 1999 y continuó en Portland, Palm Springs y Nueva York. En el pasado reciente se suceden la expansión de la cadena, con inauguraciones en Londres y Panamá City, y la trágica muerte de uno de sus carismáticos fundadores,  Alex Calderwood.
Logo del hotel Logo del hotel
Con la apertura este 2014 del Ace Hotel en el downtown de Los Ángeles, se mantiene la sensibilidad y el respeto por la historia y la arquitectura. Esta vez el emplazamiento elegido es, ni más ni menos, que el United Artists Building, edificio mítico de curiosa decoración inspirada en el estilo gótico español. Merece mucho la pena pasearse por las webs de cada uno de estos hoteles ¡y alojarse en ellos ni te cuento!
El hotel, por fuera y por dentro El hotel, por fuera y por dentro
Foto recepción: Douglas Lyle Thompson Texto: Inés Garp