El aplastante éxito de algunas de estas producciones ha hecho que los gigantes televisivos como Showtime o Cartoon Network se interesen en adquirir los derechos y catapultar sus formatos a la televisión. Sin embargo, en algunos casos, este cambio no ha terminado de convencer a los seguidores más fieles de estas series. Quizá el punto de conflicto no resida únicamente en el cambio de una pantalla otra. Adaptar un formato creado por y para Internet implica una serie de modificaciones que cumplan con las exigencias de un mercado tan feroz como el de la televisión. El éxito de las webseries tiene un origen claro: la libertad expresiva, creativa, temporal (y muchas más libertades que tu mente pueda imaginar) que ofrece la red. Sería tonto pensar que un producto que nace, crece y se reproduce en un entorno que bien podríamos calificar “sin límites”, no va a cambiar en absoluto cuando empiezan a imponerle normas. Por este motivo, no siempre es posible llegar a un acuerdo entre los productores televisivos y los creadores de las webseries, defensores de la idea de que un presupuesto elevado no tiene por qué ser garantía de éxito. En este contexto, algunos de estos formatos han sabido revolverse y plantarle cara a su nuevo padre autoritario dando luz a un nuevo proyecto que, lejos de perder la frescura, conserva su esencia en otro frasco. Hagamos un recorrido por algunas de las webseries más carismáticas que lograron su salto a la caja tonta: The Annoying Orange, Cartoon Network El original formato creado por Dane Boedigheimer, conocido por su nick Daneboe, comenzó a emitirse en Internet el 9 de octubre de 2009. En poco tiempo, cada capítulo se convirtió en uno de esos virales que nadie consigue sacarse de la cabeza. Sin embargo, no fue hasta 2013 cuando Cartoon Network se decidió a adquirir los derechos de la serie. Aunque la adaptación televisiva no mantiene el –casi epiléptico– ritmo de la serie original, su estructura narrativa no se altera en exceso y sigue funcionando (ya cuenta con 277 capítulos a sus espaldas). ¿Cómo no iba a funcionar una naranja que se dedica a molestar a otras frutas? Sinceramente, era garantía de éxito. ¡Hey, Orange!
AnnoyingOrange-Vanidad "The Annoying Orange"
Web Therapy, Showtime La doctora Fiona Wallace, interpretada por la siempre soberbia Lisa Kudrow, decide implantar un nuevo método de terapia a través de la web. ¿Su objetivo? Una sesión de menor duración (solo 3 minutos) que no dé lugar a que los pacientes divaguen sobre temas que no importan en absoluto. La adaptación era complicada ya que toda la serie se filma bajo la estética “Cámara Web”. No es la preferida de la crítica pero Showtime ya ha apostado por ella cuatro temporadas hasta el momento. Las malas lenguas dicen que el formato se está agotando y que funcionaba mejor con su duración original. En cualquier caso, siempre es un gustazo ver a Lisa Kudrow (también productora de la serie) en pantalla y más si está tan bien acompañada. Los cameos son innumerables. Ante la webcam de la doctora Wallace hemos podido ver desde caras tan familiares como Meryl Streep hasta a sus antiguos compañeros de Friends Matt LeBlanc y Courteney Cox.
WebTherapy-Vanidad Lisa Kudrow y Courteney Cox en "Web Therapy".
Childrens’ Hospital, Adult Swim Una sátira sobre el drama que se vive cada día en los hospitales. Creada y protagonizada por Rob Corddry, "Children’s Hospital" es una de esas series que únicamente busca hacernos reír. Humor puro y duro en el que no importan los clichés y ni siquiera la continuidad narrativa. Aunque no es el espacio estrella de  Adult Swim, en lo que a audiencia se refiere, te aseguramos que sorprenderá gratamente. Cuatro temporadas llenas de risas y personajes excéntricos.
ChildrensHospital-Vanidad "Childrens Hospital"
Broad City, Comedy Central Tan simple como las andanzas de dos peculiares -y fracasadas- amigas que viven en Nueva York. Surge de la colaboración entre Ilana Glazer y Abbi Jacobson (también productora de la serie). Aunque la trama gira en torno a sus relaciones sexuales, laborales y personales, no penséis que nos encontramos ante dos caprichosas Carrie Bradshaw. Sin ir más lejos, el Wall Street Journal la calificó como "el ataque sorpresa del feminismo". En La Era Lena Dunham, "Broad City" es otra serie de mujeres y sobre mujeres que te atrapará con situaciones absolutamente esperpénticas con las que entenderás el concepto "vergüenza ajena". Hace apenas unas semanas, Comedy Central confirmó su segunda temporada con diez nuevos capítulos.
BroadCity-Vanidad Abbi Jacobson e Ilana Glazer en "Broad City".
En España, el salto de la webserie a la pequeña pantalla ha sido más discreto. Es el caso de producciones como “Qué vida más triste” o las aventuras de un villano bastante cañí llamado “Cálico electrónico”. Sin embargo, sí encontramos ejemplos de series web que han triunfado en la red y que, a día de hoy, no han acordado su emisión en televisión. Hablamos de "Malviviendo", una comedia que trata las idas y venidas de un grupo de jóvenes vinculados al consumo de cannabis y que ha cosechado un gran éxito llegando incluso a agotar existencias de merchandising. No olvidemos que estas producciones no dejan de ser adaptaciones, término que, per se,  ya posee cierta connotación. Puede que acabemos echando de menos el encanto que proporciona la brevedad y ese espíritu temerario característicos de Internet. O, por el contrario, puede que nos conquisten con un nuevo producto, distinto pero de calidad. En cualquier caso, démosles una oportunidad y dejémonos sorprender. Siempre podemos seguir navegando. Rocío Centeno.