No amar a Alexa Chung se ha convertido en una tarea difícil y aún lo es más encontrar algún defecto en ella. A pesar de no llegar a los 30, lleva en la cima de la moda casi la mitad de su vida, y aunque parezca imposible mantenerse como it girl en los tiempos que corren, ella lo ha conseguido sin dejar que su profesión ahogue su personalidad. AlexaChungantigua_Vanidad Es cierto que no podemos hablar de una Alexa Chung fea (si es lo que estabais esperando en esta sección), pero su recorrido es digno de alabar y por ello su pasado también merece ser contado. Alexa se crió en Hampshire, Gran Bretaña, junto a su madre inglesa y su padre chino, por si alguna vez os habéis preguntado de donde provienen esos ojos afinados. Tras unos resultados excelentes en todo su recorrido escolar, es a la edad de 14 años cuando un cazatalentos se fija en ella por primera vez, pero pensando que aún era demasiado joven rechazó la oferta. Sin embargo, su anonimato acabaría dos años después cuando Chung decide finalmente firmar por otra agencia. De aquí en adelante estaba en manos de la suerte, podría haber sido una más de tantas que después de hacer publicidad en televisión desvían su carrera por falta de ofertas; pero para Alexa no fue así, y tras pasar por anuncios de Fanta, Sony Ericson, Tampax, Urban Outfitters y varios videoclips, en 2005 formó parte del elenco de un reality show bajo el nombre “Shoot Me” en la televisión inglesa. Una nueva oportunidad para terminar de afianzarse como modelo o caer en el olvido, y es que ya se sabe que los realities pueden ser un arma de doble filo. AlexaChungactual_Vanidad La modelo siguió adelante, pero después de cuatro años encima de las pasarelas y convertir en realidad lo que es un sueño para muchas, decidió que tantas idas y venidas no le estaban haciendo ningún bien, por lo que dejó de lado la profesión alegando que el modelaje había logrado que tuviese una “imagen corporal distorsionada de sí misma y una baja autoestima”. Sin duda, una decisión atrevida pero que para Alexa supuso su despegue definitivo como la nueva chica de moda gracias a la televisión. Su programa “The Alexa Chung Show” y su reciente libro “IT” son la prueba de que aún le quedan muchas lecciones que dar. Ya decía Coco Chanel que “la moda pasa de moda, pero el estilo nunca” y Alexa Chung es la prueba exacta de que no se equivocaba. Berta Gómez Santo Tomás