"Education, education, education and war" es el último álbum de Kaiser Chiefs, que sale a la venta el 31 de este mes. Hablamos con el bajista de la banda, Simon Rix. 
Kaiser Chiefs Kaiser Chiefs
“Education, education, education and war” es el nombre del último y ambicioso álbum de la banda inglesa. Aprovechamos para hablar de él con el bajista de la banda, Simon Rix, antes del concierto del grupo en Madrid. Kaiser Chiefs han bajado del cielo en el que ellos mismos se habían endiosado. Tras la salida del grupo de su batería y letrista, Nick Hodgson, se muestran tan seguros y confiados como siempre pero con una actitud humilde y renovada. Hablemos del álbum. ¿Por qué este título? ¿Qué significa? El título tiene muchos significados. Durante la grabación del disco perdimos a un miembro del grupo y tuvimos que volver a aprender cómo es estar en una banda, cómo escribir las canciones… Hay un montón de matices sobre volver a aprender y a asimilar cosas de las relaciones entre personas. Por eso lo de education. Además es una alusión a un discurso de Tony Blair. En este disco también hablamos un poco de política. War se refiere al conflicto y la lucha que supone volver a estar en el ruedo. Sabíamos que todo el mundo había comenzado a depreciarnos y nosotros mismos éramos conscientes de nuestra caída. Pensamos todo lo que debíamos trabajar y lo que nos iba a costar volver a estar donde una vez estuvimos. Así que, este trabajo tenía que ser totalmente brillante. Lo que hemos podido escuchar hasta ahora del disco suena a una cierta intención por volver a los orígenes. ¿Ha sido a propósito? Bueno… Durante el proceso de creación nos metimos en una especie de búsqueda. No tratamos tanto de volver a los orígenes como de averiguar aquello en lo que somos fuertes y lo que nos gustaba de nosotros como grupo. Una especie de revisión de nosotros mismos, tratar de volver a ser la misma banda pero más nueva y mejorada. Este álbum podría haber sido el tercero en nuestra discografía. Suena más a 2006 que a 2014. ¿Pretendéis conseguir algo en concreto con este disco? Sí. Volver a lo que siempre nos ha gustado, dar conciertos, vender discos, sonar en la radio… para eso hay que hacer canciones realmente buenas. Sólo así la conexión emocional con el público puede ser verdadera. Queremos volver a encontrar esa magia. Pasemos a las letras. ¿De qué van a hablar las nuevas canciones? Nos hemos centrado en las cosas buenas y malas que se derivan de nuestros actos. Por un lado, desde el punto de vista político, todo lo que el sistema hace por intentar aportar algo positivo a los ciudadanos y las consecuencias que ello tiene. Incluso lo negativo. Una guerra es mala pero de manera indirecta, también contribuye al desarrollo y mejora de la medicina. Por otro lado, hablamos de la futilidad del sistema y de aquello  que se supone importante en la vida. Hablamos de lo efímero que puede ser, al final, trabajar y vivir para pagar cosas todo el rato. Después le damos también una vuelta a todo eso y terminamos volviendo a un tema universal, a lo bueno de ese sentimiento que todos hemos tenido al irnos de un sitio para después regresar. Hablando de ir y volver, teniendo en cuenta la salida de vuestro antiguo batería del grupo, “Bows & Arrows” -que habla de un clásico de la amistad como “tú y yo contra el mundo”- puede sonar algo irónica. Es posible. En esa canción jugamos con la metáfora de los arcos y las flechas para representar una serie de cosas que por separado no tienen el sentido y la utilidad que poseen juntas. Nos pareció que era una buena analogía de lo que nos pasaba en la banda en ese momento.
Kaiser Chiefs Kaiser Chiefs
Y con respecto a Nick… Él estaba tomando las riendas del grupo cada vez más y en realidad este disco debía estar más equilibrado. Todo, incluidas las letras, tenía que salir un poco de cada uno de nosotros, no de Nick principalmente. “Bows & Arrows” habla más de la nueva unidad del grupo que de él. En otras canciones sí hablamos de nuestro amigo y de cómo es echarle de menos. ¿Mantenéis el contacto? Sí, claro. De hecho, ayer le llamé y estuvimos hablando de fútbol. Hemos tenido momentos tensos porque hemos sido muy amigos y en esos casos, si se produce un enfrentamiento, el choque es muy gordo. Pero siempre terminamos hablando las cosas y disculpándonos. Entonces, ¿cómo es Kaiser Chiefs después de Nick? Estamos todos bien. Él está ahora en una banda más pequeña, tiene su estudio y anda metido en historias de discográficas. Nosotros hemos hecho un trabajo que no podría haber sido posible con él. Así que todo el mundo está contento. Este año se cumple una década desde que el grupo empezó. ¿Cuál es el balance de todo este tiempo? Me quedo con dos etapas. Lo mejor fue el primer año porque todos los días nos daban buenas noticias y nos pinchaban en la radio a todas horas. La primera vez que te escuchas ahí, sonando para todo el mundo, es muy especial. Por otro lado, el año pasado también fue muy enriquecedor a nivel creativo. Estamos muy orgullosos de haber construido el álbum gradualmente y desde la nada. Lo peor de todo este tiempo, quizás, ha sido la incomodidad del último año con Nick. Todos sabíamos que se terminaría marchando pero hasta que no se fue, trabajar juntos se hacía difícil. ¿Dónde te ves en 30 años? Retirado, tocando por ahí, tal vez dando un par de conciertos al año. Una vida ociosa y relajada. ¿Qué es el éxito para ti? Para mí el éxito está en cuánta gente escucha y le gusta tu música. Eso es lo que me mueve. No me importa el dinero, eso ya lo tengo hecho. Estar en un concierto, tocar una buena canción y que la gente la cante contigo, eso es el éxito. “Education, education, education and war” sale a la venta el 31 de marzo.  Por Marieta Zubeldia Fotografía Álvaro Delgado