Inauguramos sección con Must, nuestras recomendaciones indispensables de lugares especiales que tienes que visitar. En este caso es el restaurante Bolero Meatballs en Madrid.  MB-bienvenidos En la Calle de las Conchas (nº 4), en pleno distrito centro de Madrid, un pequeño local te atrapa y seduce inmediatamente. Se trata de Bolero Meatballs, el primer fast-food en Madrid exclusivamente de albóndigas. Cuenta la leyenda que un Sultán cayó de su caballo, y prácticamente perdió los dientes. Su mujer ordenó en palacio triturar la carne para después recomponerla en pequeñas bolas, y así ayudarle a masticar (¿será la primera de/re-construcción culinaria?). Otras leyendas se suman al imaginario del origen de la albóndiga, todas relacionadas con la idea de pequeñas y esféricas bolas fáciles de masticar.
Fachada de Bolero Meatballs Fachada de Bolero Meatballs
 
Carta del restaurante Carta del restaurante
Indudablemente la carne picada es el paradigma de la comida rápida. Base de la hamburguesa y los perritos, es fácil de adquirir, fácil de preparar y fácil de consumir. Lo extraño es que la albóndiga, y sus múltiples recetas, no haya sido tan explotada en el mercado del fast-food. Probablemente a diferencia de las hamburguesas o de los Hot-Dogs, nuestras pequeñas bolas de carne han sido durante siglos patrimonio exclusivo de las cocinas de nuestras madres y abuelas, convirtiéndose en uno de los platos de cocina casera más emblemático (tan popular que incluso aquí, en España, su vulgarismo “almóndiga”, si bien desaconsejado, hace mucho que fue aceptado por la RAE). ¿Qué restaurante de comida rápida se atrevería a enfrentarse a la comida más casera y folclórica y no morir en el intento? Pues uno aquí en Madrid, el “Bolero Meatballs”. Lo regentan May Nocon y Nina Lashchenova dos compañeras de piso y cocineras que han luchado para sacar su negocio adelante. Nina viajó a Rusia, su país de origen, dónde descubrió que los fast-food de albóndigas eran tendencia. Recogió la idea y se lo propuso a su amiga May. Tardaron ocho meses en encontrar local para su negocio. Dos meses después de la apertura, están más que contentas con el resultado. En el menú te ofrecen cinco recetas de albóndigas para elegir, todas elaboradas con carne fresca y al horno. Las “de la Abuela”, de ternera con una salsa de tomate y verduras; las “Orientales”, de carne de cerdo con jengibre y cilantro, aderezadas con una salsa de leche de coco y cacahuetes; las “Parm and Chick”, hechas con pechuga de pollo y parmesano, con salsa de champiñones; las “Veganas”, preparadas con tofu, quinoa, setas y cebolla caramelizada; y por último, para los más valientes, la “Especial”, con carne de ternera acompañadas de frijoles, cilantro y bien, bien de picante. Las puedes acompañar con pasta, patatas al horno con romero y sal o con arroz. También puedes pedir que te las sirvan en bocadillo, con un pan de brioche casero delicioso. A 6,50 euros el menú y a 8 euros el bocadillo grande con guarnición.  ¡Cinco recetas implacables, certeras, a cuál más rica!
De pollo con patatas De pollo con patatas
 
Especial de arroz Especial con arroz
 
Bocata de especial Bocata de especial
El local es pequeñito pero engalanado con muy buen gusto, el trato inmejorable, y el nombre del local más que sugerente. May me cuenta que se les ocurrió por el término que utilizan para cocinar sus albóndigas, “bolear”… Bolero, banda sonora del amor y el desamor, título de tantas películas (entre ellas aquél apasionado romance entre una erótica Bo Derek y un regio torero, en la que pululaba como secundaria Ana García Obregón). “Bolero Meatballs”, ya fast-food de referencia en Madrid. Por Isa Calderón Peces-Barba