Las “películas para adolescentes” son un género que no siempre ha sido valorado en su justa medida. El director John Hughes intentó en los años 80 cambiar esa percepción facturando algunas de las mejores cintas dirigidas al público joven de todos los tiempos. "La chica de rosa", "Dieciséis velas" y, por supuesto, "El club de los cinco" son algunas de ellas. Ésta última cumplió el pasado mes de febrero 30 años. En homenaje a su aniversario repasamos algunos de los detalles que han conseguido que forme parte del imaginario colectivo de toda una generación (y las siguientes). 1- Molly Ringwald: su cabello pelirrojo y su sonrisa la hicieron una de las actrices más características de su época. Protagonista de las películas de Hughes es todo un icono de las Teen Movies, aunque su carrera no avanzó mucho más (rechazó algunos papeles en películas como "Ghost" o "Pretty Woman". #Fallo).
club-cinco-30-anos-vanidad-1 Molly Ringwald
2-Los perfiles de los estudiantes: el empollón, la rara, el rebelde, el deportista y la pija popular. En cada instituto americano (y de prácticamente el mundo occidental) se puede encontrar a un integrante de cada grupo. Y Hughes consiguió que protagonizaran una película sin caer en la caricatura, pese a los estereotipos.
club-cinco-30-anos-vanidad-2 Los arquetipos de los estudiantes de bachillerato...
3-La banda sonora: la canción de Simple Minds "Don’t You (Forget About Me)" es la más reconocible de toda la película y llegó a ser un éxito de la década hasta convertirse en un clásico. Tanto la cinta como la canción están ligadas directamente en el recuerdo de los fans. https://youtu.be/CdqoNKCCt7A 4-La escena del baile: como toda buena película de adolescentes hay una escena de baile. En estas todos ellos se vuelven locos con la música tras llevar horas y horas dentro del aula en la que están castigados. El estilismo de Molly también pasó a la posteridad. https://youtu.be/ZbGlWN6Z0OA 5-Sigue emocionando: da igual que ya haya cumplido tres décadas o que la realidad de los adolescentes ya no tenga nada que ver, pero "El club de los cinco" sigue emocionando a día de hoy. Y eso es lo que define a los clásicos. Carmen López