En el universo de las mascotas sibaritas, no sólo hay espacio para Choupette, la gata por excelencia y el ojito derecho de Karl Lagerfeld. Victoria Beckham también quiere erigirse en orgullosa dueña de su perro, Coco, y poco importa si para ello tiene que ponerle gafas de sol y pintarle las uñas de fucsia. Convertirla en #petcelebrity es su objetivo:

Una foto publicada por Victoria Beckham (@victoriabeckham) el

En realidad fue Victoria quien se lo regaló hace ya cinco años a su marido, David Beckham, y desde entonces la mascota de la familia se ha convertido en toda una experta en posar para la cámara. Sin duda, tiene una buena maestra.
Una foto publicada por Victoria Beckham (@victoriabeckham) el

Una foto publicada por Victoria Beckham (@victoriabeckham) el

Una foto publicada por Victoria Beckham (@victoriabeckham) el
Sin embargo, y por muy adorable que le resulte a Victoria pintarle las uñas a Coco, debería tener en cuenta que la mayoría de esmaltes -incluso los que dicen estar libres de sustancias tóxicas-, contienen toluento y formaldehído, ambas relacionadas con problemas desarrollo, y agravamiento del asma y otras enfermedades. Quizá no merezca tanto la pena convertir a su mascota en una #petcelebrity.