Es bien sabido que los excesos navideños atacan a nuestro cuerpo por todos los frentes: kilitos de más, bolsas en los ojos por falta de sueño y... esos granitos que dábamos por fulminados. Es normal que después de ingerir ciertos alimentos o bebidas que durante el resto del año no tomamos con tanta frecuencia o en tanta cantidad broten ciertos síntomas, como los granitos del acné que quizás hace tiempo no asomaban en nuestra tez y que vuelven a bajarte el autoestima. Pero en Vanidad os entendemos y, como os queremos y nos preocupamos de que te sientas todo lo guapa que puedas cada día del año, te hemos hecho un repaso de las últimas tendencias en dermatología para prevenir o acabar de una vez por todas con el acné. tumblr_lubjo6FtBu1qfp5jso1_500 1) Combo de cremas con antibióticos. Ojo que este es agresivo para la piel pero también es mano de santo para personas con grandes brotes que no tengan la piel muy seca (se reseca mucho como consecuencia). 2) Luces de colores. No, en serio. En plan "Star Trek": la alternativa al tratamiento láser es trabajar la piel durante 30 minutos con luces LED, más concretamente con los colores azul y rojo. El azul mata la bacteria y la luz roja evita que la piel se inflame, algo que suele ocurrir cuando nos sometemos a los tratamientos láser. 3) Isolaz.  Otra maquinita de láser que combina succión y luz pulsada. Durante seis sesiones la luz pulsada se encarga de matar la bacteria y la succión de limpiar el poro en profundidad para que no queden restos  y evitar así su reproducción. Es un tratamiento para carteras pudientes pero es un método bastante eficaz para acabar con él de raíz. 4) Marisco. ¿Extraño? Sí, un rato. Pero es en lo que están trabajando los científicos. El avance se trata de una pequeña partícula que han encontrado en los crustáceos (sí, en los crustáceos) y que en la medida adecuada podría atacar al acné ferozmente. Quién se imaginaría que esos bichitos tan sabrosos ahora en Navidad puedan también acabar con un movimiento de pinza con esos granos indeseables. 5) Virus. Como si se tratase de una  batalla a vida o muerte el tratamiento consistiría en inyectarnos un pequeño virus que acabase desde nuestro organismo con las bacterias de esta enfermedad de la piel. Todavía no está en activo este tipo de exterminio, pero de aquí a pocos años puede ser una pócima poderosa. Paula Delgado