El esquí es el deporte nacional de todos aquellxs que, a parte de poder permitírselo, son fans del invierno, la nieve y el après ski. Para lxs que aún no hayáis escuchado esta palabra, el après ski engloba cualquier práctica realizada tras este deporte, como pueden ser unas cañas, unos bailes... o una buena rutina beauty. En Vanidad te ayudamos a saber cómo cuidar de tu piel después de una larga y dura jornada de esquí:

1. Aftersun

Un imprescindible para todo esquiador es el aftersun, ya que el sol genera quemaduras y es muy típico tener la marca de las gafas en la cara, pero incluso sin tener marcas o quemaduras conviene echarse esta crema ya que facilitará la recuperación de la piel tras la exposición a una atmósfera a la que no está habituada. Te recomendamos Sublime Sun de L'Oreal para todo tipo de pieles que además de calmar las quemaduras, repara. Aprovecha el formato viaje para transportarlo con facilidad.

Precio: 4,76 €

 

2. Hidratación labial

Tras haber dejado la cara libre de rojeces, es el turno de los labios. Después del esquí los labios es una de las partes del cuerpo que más sufre ya que es de las pocas que suelen estar al aire libre durante el deporte. Suelen cortarse bastante dejándolos custridos por ello te recomendamos dos pasos para que vuelvan a su ser. Primero aplicar un exfoliante labial para eliminar todas las pieles muertas. Te recomendamos el súper labios de Guerlain.

Precio: 29 €

 

Una vez conseguida la textura lisa que teníamos, es el turno de aplicar vaselina en cantidad para nutrirlos de nuevo, si es una de acción posterior al sol, conseguiremos mejor resultado.

3. Hidratación corporal

El cuerpo, aunque esté protegido en todo momento también sufre, ya sea por llevar tanto tiempo un tejido tan gordo o por los resquicios de nieve que de vez en cuando entran por dentro del mono. Pero aunque no lo creamos el frío también traspasa la ropa dejando la piel seca, sobre todo las rodillas, por eso es bueno echarse una crema hidratante después de haberte deslizando por tus pendientes nevadas favoritas. La Dream Cream de Lush repara, calma e hidrata, perfecta para el après ski.

Precio: 5,95€ tamaño 45g

 

4. Descanso para los pies

El siguiente paso son los pies, probablemente será la parte del cuerpo que más cansada y dolorida tendremos tras haber estado andando contra el peso de las botas, los esquís y la nieve por ello es necesario proporcionarles un alivio para que descansen correctamente y evites también la sequedad. Como remedio casero te recomendamos meter los pies en agua muy caliente con sal durante unos cinco minutos o echarte agua alternando entre muy fría y muy caliente por el mismo tiempo, así activaremos la circulación.

Precio: 28,50 €

 

Tras esto hay que echarse una crema de pies hidratante masajeando cuidadosamente cada zona del pie. El resultado es increíble al día siguiente, no notarás que habías estado esquiando el día anterior. La Intensive Treatment and Moisturizer de Kiehl's es el tratamiento para reparar la piel muy seca y agrietada.

5. Hidratación para las manos

Y finamente, tras haber usado nuestras manos para aplicar todo lo anterior, toca cuidarlas a ellas también. Lávatelas con agua templada y después aplica un hidratante de manos, así conseguirás suavidad en tus manos, corregir la sequedad y proporcionar relajación a las células de la mano. La Crema juventud de las de Manos de Clarins suaviza, protege, hidrata, actúa sobre las manchas y fortalece las uñas.

Precio: 23,50 €

 

Ahora ya lo sabes, así que no tienes excusa para no cuidar tu piel como se merece cuando te vayas a esquiar... 

Raquel Sanz: raquel_sanz_8

Imágenes: cortesía de las manos