En la última década, el mundo de las cejas se ha convertido en motivo de obsesión para muchas españolas... No hay por qué ocultarlo, nosotras pertenecemos a esas muchas. Algo superior a nosotras hace que lo primero en que nos fijemos al conocer a alguien sea en sus cejas y que la razón por la que no nos parezca atractiva una persona sean, una vez más, sus cejas. Pero la ventaja que tiene una obsesión, es que te hace convertirte en un experto en la materia. La de hoy es microblading.

Con detractores y defensores por igual, la técnica ha llegado para conquistar Instagram y los corazones de muchísimos clientes que por causas naturales, no tienen la mirada que les gustaría. Enfermedades, caída puntual, depilación excesiva... No tener pelo en esta parte del rostro puede acomplejar más de lo que pensamos y con el microblading tiene fácil (aunque no económica) solución.

Pero a ella se ha sumado otro tratamiento llamado brow lamination, que va en línea con la tendencia actual de peinar las cejas casi verticalmente para darles anchura y apertura (lo que se conoce como lion brows). Viene a ser como una permanente para manejar a placer la dirección en la que crece cada folículo y es que sabiendo que este tipo de pelo puede ser bastante rebelde, resulta una muy buena solución para sacar partido a lo que ya nos ha dado la naturaleza...

Ahora bien, si no te apetece pasar por cabina, ¿qué opciones te quedan? Maquillarlas, principalmente, pero hoy no os vamos a hablar de lápices o sombras a la manera clásica, sino de rotuladores de fieltro saturados en tinta que permiten recrear (si tu pulso es bueno) trazos similares a los del microblading. Aquí encontrarás las últimas novedades y los mejores productos de cejas para recrear el efecto en casa:

Kush Triple Brow Pen, de Milk Makeup

La firma de belleza de la generación Z presenta diferentes propuestas veganas para conseguir una ceja natural, pero muy definida (su gel densificante también es una maravilla). En este caso, hablamos de un producto con una punta trífida que recreará, en una pasada, la ilusión de tres pelos. Contiene aceite de semilla de cannabis, tan presente estos días, aceite de girasol y aloe vera para acondicionar la piel y el pelo. Resiste decentemente al sudor y el agua.

The Eyebrow Pen, de Essence

 

Fácil de usar y rápido, este rotulador posee un diseño triple que ayuda a crear un resultado de cejas tupidas semi-permanente. Con pequeños toques conseguirás construir dimensión de manera minuciosa. Su textura es duradera, pero puedes retirarla fácilmente con desmaquillante. Elige dos tonos diferentes, de los cuatro disponibles, y atrévete con un efecto 3D.

Brow Artist Micro Tattoo, de L'Oréal Paris

Un rotulador con punta de cepillo que mimetiza en casa el trabajo pelo a pelo que se hace en un salón. Dependiendo de la presión que realices sobre la piel, conseguirás diferentes grados de intensidad del trazo. El único inconveniente es que no contiene demasiada tinta, pero es algo común en este tipo de formatos.

Brow Flick, de Glossier

La marca que ha roto todos los moldes en la belleza postmoderna fue de las primeras en apostar por el formato de tinta líquida para maquillar las cejas. Junto al omnipresente gel de peinado, Boy Brow, este cosmético hace un dúo imbatible. Su punta ultra-precisa funciona como un pincel de detalle para dibujar con el grosor y longitud de tu elección. Hipoalergénico, ha sido probado por dermatólogos y oftalmólogos para que ningún rostro tenga que renunciar a parecerse a Cara Delevigne (por lo menos en esta zona).

Brow Blade, de Urban Decay

Así como de vital era la espada del Rey Arturo en la historia medieval quiere ser esta herramienta de cejas para ti. Dos puntas, una con una mina de lápiz súper fina y otra con un rotulador detallista de tinta. Su propósito: comenzar rellenando con el lápiz las zonas más necesitadas y aportar realismo con el otro cabezal. ¿Resultado? Mirada resaltada y minuciosamente perfilada.

Bushy Brow Pen, de Lime Crime

 

La firma de envases fantasía inspirados en unicornios y labiales de colores insólitos de los que fue pionera, presenta ahora esta opción que funciona como una varita mágica. Aporta textura y relieve, si te gusta el aspecto de cejas pobladas y rebeldes, o trazos precisos que se funden en tu pelo natural, si eres de las que apuesta por un look más sofisticado. Tú eliges. 

Diorshow Brow Styler, de Dior

Un perfilador de punta muy fina que permite replicar un aspecto muy natural del microblanding al dibujar pelo a pelo. Nuestro consejo es que utilices su suave textura tras haberla afilado y que luego no difumines (a no ser que quieras un aspecto más relleno) con el goubillon del otro extremo. ¿Cómo afilarla? Saca la mina lo mínimo posible y da un golpe fuerte sobre una superficie plana. Al volverla a sacar, verás que los bordes se han hecho angulosos, no redondeados, permitiendo un trabajo más exquisito.

¡Shht! Guárdanos el secreto...

 

Berta Almagro: @bertalmagro

Imágenes: Cortesía de las firmas