La búsqueda de tratamientos que consigan minimizar el poro es uno de los grandes filones cosméticos, especialmente en una era en la que conseguir un acabado impoluto, es tan sencillo como aplicar un filtro de belleza a golpe de click.

Además, el factor que hace inagotable la oferta de productos dedicados a esta cuestión es que, por desgracia, no existe una manera de reducir el tamaño del folículo predestinado por la genética. Es decir, podremos mantenerlo limpio y libre de obstrucciones para que visualmente parezca más pequeño, pero no tendrá una traducción directa y notoria sobre el diámetro del mismo. 

Así, la lucha contra un relieve irregular es una a largo plazo, cuya misión no es alcanzar el elusivo poro cerrado, sino mantenerlo en buena forma para que sus paredes no se dilaten o endurezcan según envejecemos (dando lugar a los llamados comúnmente “cráteres”) 

No habrá paz para los malvados, aquí los mejores productos para no dar tregua al poro dilatado:

Clear-out, de Clarins

 

Una de las últimas novedades de la línea más joven de la firma francesa es esta mascarilla de doble actuación. Por una parte, encontramos una barra exfoliante con microgránulos, específica para aplicar de manera localizada sobre las zonas donde los poros son más visibles (zona T y barbilla, generalmente). Tras esta preparación, que trata de eliminar el extra de células muertas para una eficacia multiplicada por dos, se procede a desenroscar el tapón rojo del tubo, el cual contiene una mascarilla destinada a absorber el exceso de grasa con arcilla verde y polvo de bambú, además de extracto de moringa antioxidante.

Silver Powder, de Mario Badescu

Este producto de la marca favorita de muchas pieles grasas y acneicas resulta, cuanto menos, curioso. Realmente no es una mascarilla, pero funciona como una al mezclarse el fino polvo de arcilla caolín y óxido de zinc seborregulador de su envase, con un algodón humedecido con agua para formar una pasta blanca. Tras depositar una capa fina de la misma y esperar, se retira de nuevo con un algodón con tónico (importante este punto). Tras esta operación observarás la piel más fina, el poro liberado de impurezas y en general, un tono más luminoso.

Clear Improvement, de Origins

Seguimos con mascarillas peculiares, esta por su color negro azabache, producto del carbón activo de bambú de su fórmula. Una capa fina semanalmente asegura que la piel se vea purificada y pulcra, lo que la ha convertido en un superventas de Origins. Además, funciona a la perfección como paso previo a una extracción manual casera, ya que suaviza el poro facilitando la eliminación de la grasa y las células muertas acumuladas.

Lotion P50, de Biologique Recherche

No huele bien, no tiene un diseño atractivo, ni tampoco una campaña viral detrás... pero la efectividad de esta loción de Biologique Recherche ha hecho que la legión de seguidoras que la siguen, no deje de aumentar vía boca-oreja. Se aplica con un algodón a toques o arrastrando en las zonas más congestionadas (nariz, frente, barbilla) para exfoliar progresivamente, regular el pH y la secreción sebácea, hidratar y proteger contra la acción de los radicales libres. Existen diferentes modalidades según el caso, pero la base de todas son los extractos de acedera antimicrobiana y purificante, bardana antioxidante, mirra regenerante y cebolla antiséptica y tonificante.

Rare Earth Deep Pore Daily Cleanser, de Kiehl’s

La limpieza es un paso clave en la lucha contra los poros obstruidos, pero sin llegar a desequilibrar el manto protector de la epidermis, lo que desencadenaría un efecto rebote. Este gel arcilloso de Kiehl’s es una opción estupenda porque contiene arcilla blanca y sílice para exfoliar. ¡Ojo con su acción matificante! Prueba a usarlo 2-3 días por semana e incrementa la frecuencia si notas que necesitas más poder astringente porque puede ser demasiado para algunas pieles...

Le Teint Ultra, Chanel

El poro dilatado teme el momento fondo de maquillaje. Si es demasiado ligero, dejará traslucir las oquedades, si es demasiado denso, se depositará sobre ellas. Asunto resuelto con esta base de larga duración de Chanel, que aporta un acabado perfeccionado muy luminoso, camufla las imperfecciones con un efecto libre de brillos y todo sin dejar una sensación asfixiante gracias al polvo absorbente de zinc.

Effaclar Duo, de La Roche Posay

Las pieles congestionadas puede que ya conozcan esta crema de tratamiento para las manchas, señales de acné y alteraciones en general. Para tratar poros y espinillas resulta muy interesante porque exfolia la superficie cutánea con ácido linoleico, liberando los residuos incrustados que suelen oxidarse en contacto con el aire y oscurecerse en forma de antiestéticos puntos negros. Además, ayuda a prevenirlos y alisa el relieve.

Refine Gel Forte Salicílico, de Neostrata

Una bomba antiacné en forma de gel con ácido glicólico y salicílico que se dirige a reducir las marcas resultado de lesiones pasadas, pero también a liberar los poros obstruidos y regular la secreción sebácea. No es un tratamiento a largo plazo, pero sí uno de confianza en situaciones de emergencia para recuperar un rostro liso y mate en ocasiones alteradas.

 

Berta Almagro: @balmagro

Imágenes: Cortesía de las firmas