La moda del cabello blanco ha sido la salida para muchas mujeres que se han visto encasilladas por las modas capilares en las últimas épocas. Quién nos iba a decir que el drama de encontrar tu primera cana se iba a convertir en la tendencia de tu nuevo color de pelo.

Apostar por este color tan difícil de conseguir ha sido lo más demandado en los salones de belleza a nivel mundial, y es que las fashionistas sabían que el platino o pelo blanco sería su mejor complemento. Pero lo que realmente tiene mérito son aquellas mujeres que dan el paso a dejarse el cabello blanco de forma natural ya que teñirse es algo que hace cualquiera pero dar este paso solo aquellas que confían en si mismas o no temen mostrar una de las realidades que conlleva cumplir años. 

Son muchos los iconos que han servido de inspiración para dar este paso y que además de llevar su edad con dignidad, han conseguido ser de lo más elegante. Entre ellas encontramos a Angela Molina, Maye Musk o el icónico personaje de Miranda Priestly en El Diablo Viste de Prada. 

Pero al igual que te decimos que el resultado puede llegar a ser muy estiloso, también te confirmamos que su proceso es un poco complicado o al menos requiere paciencia. 

Cuando comienzas la transición entre el color que llevas y las canas habrá una temporada en la que te veas poco favorecida, pero tranquila que la espera valdrá la pena. Esa linea de canas donde van a ir a parar todas las miradas te hará sentir un poco incomoda en algunas ocasiones, por eso te damos algunos consejos que te ayudarán a llevarlo mejor.

Principalmente baja tu tono de pelo, bien sea rubio o un castaño claro, para que las canas se fusionen lo máximo posible con tu color. Cortártelo es otra opción. Aunque lo que quieres es que crezca rápido, si optas por un nuevo color y corte bob, acabarás en un momento con la tonalidad que ya no deseas y conseguirás tu cabello antes de lo que piensas. 

Probablemente cuando lo hayas conseguido comprobarás que las canas son muy secas y pueden tirar a un tono amarillo, así que te aconsejamos utilizar un champú morado que regulará el dorado no deseado y una mascarilla bastante hidratante, que, combinado con un flequillo, una trenza despeinada o en capas con movimiento te hará tener bastante rollo. 

Un enjuague no permanente para disimular las canas es otra opción. Si salir a la luz del sol con la franja blanca en la frente te da mucho reparo puedes recurrir a tintes no permanentes en versión spray que, tras varios champús, se acabará disolviendo dejando las canas visibles de nuevo. 

Al final lo más importante es tener paciencia y no hacer caso de los comentarios que vas a escuchar como es el mítico "pareces más mayor". Siempre que lo lleves con actitud y seguridad da igual la edad que tengas, además, el color de cana a medida que crece se va camuflando y consiguiendo un tono natural que siempre que los cuides será precioso. 

 

John Benítez: @iamjohnbenitez

Imágenes: Instagram