Se acabó el hype. El deporte ha hablado y ahora lo que se lleva saltar a la comba. Como lo oyes. Algo tan sencillo como coger una cuerda y saltar tiene tantos beneficios para nuestra forma física como razones para que lo practiquemos así que, si ya los has olvidado, te los recordamos...

Tanto en las rutinas de crossfit como en boxeo, en HITT o en entrenamientos funcionales, saltar a la comba ya es un must en tendencias deportivas y es que, no es necesario ser un experto para saber que a pesar de no ser un deporte en sí mismo, es un ejercicio de lo más completo para mejorar nuestra forma física. Además, al igual que pasa con el running, otra de sus ventajas es que no necesitamos estar apuntados a ningún gimnasio. Rápido, efectivo y de lo más económico. Solo necesitas una comba y un sitio con espacio. Tampoco queremos que destroces tu casa...

Saltar a la comba nos ayudará a mejorar a nivel de resistencia y de velocidad, pero también a nivel de coordinación y potencia ya que trabajaremos absolutamente todo el cuerpo. Por eso mismo no debes extrañarte cuando a la mañana siguiente tengas agujetas en partes de tu cuerpo que desconocías... Lo mejor de saltar a la comba es que no produce sensación de estar haciendo deporte, sino más bien de diversión. Así, sin darte cuenta, mientras saltas estás tonificando y mejorando sobre todo la fuerza de piernas y brazos, pero también del abdomen. 

 

Los expertos recomiendan que, para que sea todavía más efectivo, se vaya incrementando la velocidad y el tiempo de salto. Así, al trabajar la resistencia e ir ganando cada vez más capacidad para aguantar periodos más largos y más intensos saltando, estaremos haciendo un ejercicio aeróbico que nos ayudará a controlar mucho mejor nuestra respiración. Una buena idea es empezar por practicarlo como calentamiento. Verás como tu cuerpo entra rápidamente en calor y está listo para comenzar la rutina de entrenamiento ipso facto.

Ya lo ves, saltar a la comba tiene más beneficios de los que creías y es que, ¿conoces un ejercicio más versátil que este?. Existen multitud de movimientos que puedes hacer con una comba. Desde saltos simples, dobles, cruzando la comba por delante, alternando un pie y otro, saltando solo con un pie, llevando las rodillas al glúteo, al pecho… Un sinfín de movimientos que harán que nunca te aburras de ella (por mucho que pasen los años).

 

Anna Alarcón: @_annalarcon

Imágenes: Agencia, Giphy e Instagram