El relajo estival invita a abandonar la rutina de cuidados. Eso, sumado a que eliminar el estrés y aumentar las cotas de hedonismo suele subir el guapo y que las agresiones externas no son benevolentes (cloro, sal, radiación solar, humedad), resulta en un cóctel Molotov para la imagen que muestran la cabellera y la piel. Sequedad, aspereza, opacidad, puede que el moreno y el pelo aclarado no te deje ver el bosque, pero los daños están ahí.

Como ya es tarde para compadecernos (y que nos quiten lo bailao’), te desvelamos algunos partidarios de la causa para salvar a los damnificados. Nutritivos, reparadores, calmantes e hidratantes, los cosméticos de nuestra selección pondrán a punto todo lo descuidado durante los meses de calor. ¡Lee con atención!

Silëa Hyaluronic Serum

 

El ácido hialurónico es imprescindible cuando queremos recuperar hidratación en la piel y este sérum de la firma española, Sileä, utiliza todo su potencial. Hidrata en profundidad, al captar las moléculas de agua circundantes y retenerlas en la piel, además de refrescar. El hacer más jugosa la piel produce también un ligero efecto rellenador de las arrugas de expresión. Adecuado como producto de transición para finales de verano y otoño, antes de incluir texturas más ricas para la época fría. 

Apoem Restore Gel

Seguimos con otro básico de belleza español, en esta ocasión de APoEM, en forma de refrescante gel para el cuerpo. Normalmente estas texturas serían demasiado ligeras para conseguir una reparación real de la epidermis, pero este suero con un toque frío supera las expectativas. Alivia la piel con su 98,8% de ingredientes naturales, entre ellos aceite de menta y mandarina o extractos de hammamelis, lavanda y tomate, y un aroma cítrico muy agradable.  

Weleda Aceite de Granada

 

El reconocido aceite de Weleda para el cuerpo, con un maravilloso aroma a sándalo y nerolí, hidrata y nutre la piel intensamente, además de ayudar a ralentizar la aparición de radicales libres por sus agentes antioxidantes, taninos, aminoácidos, vitaminas A, C y E y minerales. Rico también en aceites grasos esenciales, biocompatibles con los lípidos presentes en la dermis y de rápida absorción, dejando un lustroso brillo sobre la superficie muy favorecedor para resaltar el moreno y hacer desaparecer la descamación. Como punto extra, la acción de las semillas de granada estimula la producción y síntesis de colágeno, favoreciendo la elasticidad y firmeza.

Phytoplage Mascarilla Reparadora Aftersun

Una mascarilla reparadora capilar con manteca de copoazú (la cual es señalada por algunos expertos como aún más nutritiva que la superdotada extraída del karité) específica para tratar el cabello dañado y eliminar la sal y el cloro del mismo. Trabaja intensamente reparando y reestructurando el cabello con su textura untuosa, pero dejando a la vez el pelo suelto y sin apelmazar. Brillo y flexibilidad a raudales, que suelen andar en horas bajas por esta época.

Dior Bronze Soin

No sé tú, pero a mí el verano me huele a coco y gardenia de Tahití. Cosas de la playa. Si eres de las mías te encantará este bálsamo para después de la exposición solar que refresca y repara. Más allá de perfumes, el Monoï que contiene ha sido utilizado por las mujeres polinesias para hidratar la piel y el cabello, así que su presencia en la fórmula asegura la recuperación del aspecto saludable de la epidermis. El toque final lo pone su acabado nacarado que sublima el bronceado, el cual, según la marca, se ve prolongado en el tiempo hasta un mes después de la última exposición. 

Kérastase Aura Botánica Bain Micellaire Riche

La línea Aura Botánica ya nos encantaba por su composición casi completamente natural (entre un 95 y 98%), pero ahora lanzan unos cuidados enriquecidos con micelas limpiadoras que nos han conquistado realmente. Este en concreto es un suave champú que aporta nutrición al cabello débil y seco (¿suena familiar?) sin dejar residuo, por lo que al secarlo se ve suelto y ligero. 

 

Berta Almagro: @bertalmagro

Imágenes: Instagram y cortesía de las firmas