Claudia San Roman Bielsa, más conocida como @kuraudi por sus más de 18 mil seguidores, se declara amante de los viajes... ¡y de Tokio! Por eso nos habla en primera persona de su experiencia en la capital japonesa y nos regala alguna que otra recomendación instagramer. Tranquilas, tener el pelo rosa no es un requisito indispensable. 

Vuelta a los orígenes

Han pasado unos cuatro años desde mi última visita al país del sol naciente... Realmente lo echaba de menos y no lo supe hasta que aterrizamos. Lo hablaba con Ken (mi novio) antes de ir, aunque creo que él quizás tenía incluso más ganas que yo de regresar. Al fin y al cabo son sus raíces.

Nos instalamos en Tokio, concretamente en la zona de Nishiwaseda (cercana a Ikebukuro), que está muy bien comunicada con otros barrios importantes. Nos gustaba más para vivir que las típicas zonas turísticas, ya que es un barrio muy tranquilo y agradable, a pesar de estar lleno de estudiantes universitarios.

kuraudi_6 Ken y Claudia por Nishiwaseda

En nuestro días libres, solíamos ir mucho con amigos a mi barrio preferido de Tokio: Shimokitozawa. Su gente es cercana y sus calles tienen mucho encanto. Están llenas de bares, tiendas vintage y musicales, cafeterías tranquilas y restaurantes muy interesantes, muchos de ellos con opción vegetariana/vegana.

Por otro lado, me fascinan los videojuegos. Son mi pasión de toda la vida y allí tienen una gran cultura al respecto. Se podría decir que es la cuna de lo electrónico. Es increíble verte en barrios repletos de ello, rodeada de lo que más te gusta.

Tokio está lleno de sorpresas y tiene muchos edificios altos con el espacio muy bien distribuido. Lo mejor es subir a todas las plantas para no perderte nada. Quién sabe lo que puedes descubrir...

kuraudi_1 Shimokitozawa por Dai Araki

Nos gustaba mucho dar paseos por la noche. La ciudad no tiene desperdicio, las luces son realmente fascinantes. La forma de vida nocturna es muy distinta a la diurna. Siempre es genial poder ir a algún Izakaya a disfrutar con tus amigos.

Una de las cosas que más me fascinan de allí es que te sientes segura en cualquier lado y a cualquier hora. Apenas existe la delincuencia. Me ocurrió algo que me llamó mucho la atención: estando en una cafetería en pleno Shibuya, un señor se dejó sus pertenencias (incluidos ordenador y maletín) porque tuvo que irse urgentemente y nadie las tocó hasta que regresó una hora después. Entraba y salía gente constantemente, pero allí lo de cada uno es de cada uno. Es primordial respetar eso.

Las recomendaciones de @kuraudi

El Barrio Rojo más importante de Tokio, que se encuentra en la zona de Shinjuku, es muy bonito de ver tanto de día como de noche. No olvidéis visitar el Robot Restaurant: su decoración es una pasada y además ofrece unos espectáculos inolvidables.

kuraudi_4 Entrada del Robot Restaurant en Kabuchiko

Cerca de Harajuku, el barrio fashion, recomiendo bajar un poco más y recorrer las calles cercanas a la llamada calle del Gato. Esta zona es más tranquila y menos concurrida que las calles principales de Harajuku, más enfocadas al turismo. Callejeando por aquí puedes encontrar un montón de galerías de arte y tiendas de ropa chulísimas. Una de mis preferidas: es Pink Dragon.

kuraudi_7 Claudia, fotografiada por la famosa japonesa Takako Noel en Shinjuku Gyoen

Hicimos el viaje en primavera (mi estación del año preferida). Aunque este año se adelantó un poco, las flores de sakura ya habían salido cuando llegamos. Según nuestra amiga Nanako tuvimos la suerte de poder ver los últimos cerezos en flor en uno de mis parques preferidos: el Shinjuku Gyoen. Es un parque muy especial para mí, no solo por su belleza, sino porque me trae unos recuerdos muy bonitos de la primera vez que fui. Es tan grande que tiene muchísimas áreas diferentes con todo tipo de flores, árboles y plantas. Para los amantes de la naturaleza como yo es una delicia. Además, justo enfrente de una de sus salidas hay un bar vegano llamado KiboKo. Cien por cien recomendable.

Texto e imágenes: Claudia San Roman Bielsa @kuraudi

 

LEE ESTE Y OTROS CONTENIDOS AL COMPLETO EN EL NÚMERO DE OTOÑO-INVIERNO 2018/2019 DE VANIDAD. YA A LA VENTA EN KIOSCOS.