Lo sabemos, hay días en los que lo único que te apetece es meterte en la cama y ver la vida pasar. Con motivo o sin él, el bajón aparece en tu vida y se hace con el control de ella, dejándote sin fuerzas y sin ganas de nada. Y, seámonos sinceros, está muy bien todo eso de tratar de ver la vida siempre de colores, pero no debemos olvidarnos de que el gris también forma parte de la paleta cromática y que, sin llegar a regodearnos en nuestra propia miseria, a veces está bien entregarse a ello dejándolo, simplemente, estar.

Para estos días tristes, qué mejor que una buena playlist para hacernos compañía. Los habrá que prefieran ponerse un buen temazo y combatir la pena con un baile en la cocina, sin embargo, otros prefieren pasar ese duelo pasajero entre canciones que les acompañen en el sentimiento. Melodías tranquilas, ritmos pausados y letras que parezcan empatizar con el dolor o con la situación por la que estamos atravesando, esos son los ingredientes claves para las canciones que forman parte de nuestra particular playlist para el bajón.

Aunque todos tengamos esa canción que nos ataca directamente al corazón y que nos arranca las lágrimas que necesitamos soltar, existen muchas otras que reconfortan a la vez que duelen, que aprietan pero no ahogan y que consiguen amansar a la fiera que se apodera de nuestro estado de ánimo. Si estás teniendo un mal día, coge tus auriculares, recuéstate en un lugar tranquilo y déjate acariciar y recomponer por las canciones que serán tus mejores aliadas en los momentos de flaqueza.

1. Con las ganas – Zahara

Es, por excelencia, la canción de los días tristes. Con las ganas de Zahara tiene justo lo que todos necesitamos para llorar hasta hallar la paz. Su letra punzante, la tranquilidad que transmite su guitarra de fondo y la penetrante voz de una de las estrellas del indie nacional, hacen que esta canción cale hasta lo más profundo de nuestras entrañas. Desde hace diez años, es un imprescindible de los días de cama y manta, un himno a los corazones rotos y un bálsamo cuando no se encuentra consuelo. Sin duda, la canción perfecta para los días grises.

2. Creep - Radiohead

La banda británica lanzó en 1992 una oda a la pérdida de confianza en uno mismo. Todo aquel que alguna vez se haya sentido desamparado en su propio cuerpo, que le haya costado identificarse con su propia imagen y su propia esencia, que se haya visto reprimido a costa de la inseguridad y eso haya sido una barrera para alcanzar sus metas, encontrará en esta canción un reflejo fidedigno de lo que puede estar sintiendo. Es un éxito atemporal, de esos que nunca pasan de moda y que siempre estarán ahí para consolar (o, al menos, intentarlo) cuando este sentimiento se apodera de nosotros.

3. Corazón Partío - Alejandro Sanz

Y para canciones atemporales, el Corazón Partío de Alejandro Sanz. Cada vez que escuchamos a través de este tema cómo le partieron el corazón a este genio de la música española, se nos parte un poquito a nosotros, haciéndonos empatizar y sintiéndonos un poco menos solos en medio de la desolación que trae consigo la tragedia de una ruptura. A pesar de los años que distancian la canción de la actualidad, su vigencia sigue siendo de lo más actual. Prueba de ello es la cover que realizó la cantante Rebe en 2019 y que mejora (si es posible) la condición de canción de compañía en los días grises.

4. Torn - Natalie Imbruglia

Uno de los peores sentimientos que pueden acecharnos es la desesperanza. Sentirse roto, vacío y totalmente fuera de lugar es una sensación de lo más desagradable y de las que más daño puede llegar a hacernos. De esto habla Natalie Imbruglia en su tema Torn, de cómo todo se tuerce y la fe desaparece, haciéndonos sentir completamente rotos. Así, si algún día este pensamiento ataca tu mente de forma pasajera pero no sabes ponerle palabras, aquí estará esta canción para verbalizar por ti lo que te impide expresar.

5. Cuando me vaya - Melocos y La quinta estación

En algún momento de nuestra vida, todos hemos tenido (o tendremos) que decir adiós. Algunas veces, ese adiós viene con billete de vuelta, otras, sin previsión de regreso. Sea como sea, las despedidas no dejan indiferente a nadie y por mucho que nos apetezca dejar cosas atrás, el poso del viaje queda presente en nuestro corazón. Cuando me vaya, de Melocos y La quinta estación, es un himno a las despedidas, las necesarias y las irreversibles. Todo aquel que haya tenido que soltar lastre y entregarse a los recuerdos en algún momento de su vida, habrá recurrido a ella como banda sonora del adiós.

6. Back to Black - Amy Winehouse

Casi siempre que nos pillan días flojos tendemos a refugiarnos en canciones con una temática compartida: el desamor. Pero como para todo, hay canciones y canciones, y una de esas que son temazos por excelencia es Back to Black, de la cantante Amy Winehouse. Una canción desgarradora en la desgarradora voz de la que fue y sigue siendo un referente del soul y el R&B y es que, a pesar de todo, hace de su escucha una experiencia de lo más reconfortante y placentera.

7. Los jardines de marzo - La bien querida

“Todo el mundo buscó algo algún día y no lo encontró”. ¿Cuántas veces habremos podido sentirnos identificados con esta frase de la canción de La bien querida? Esta canción, además de ser un auténtico regalo para nuestros oídos y un homenaje al buen gusto en todos los sentidos, refleja la sensación habitual del buscar y no encontrar, de querer mucho y no conseguir, de querer seguir luchando a pesar de las piedras en la mochila. Otro de los temas de cabecera de los días grises que puede que no arregle nada, pero seguro que trae la paz que solo puede traer quien comprende y compadece tu dolor.

8. The Scientist - Coldplay

Esta balada del mundialmente reconocido grupo Coldplay habla de cómo todo se vuelve tremendamente complicado cuando el amor entra en tu vida, perdiendo el control de una mente que pasa a estar completamente dominada por este sentimiento. Y es que, sin lugar a duda, uno de los mayores misterios de la vida es cómo algo tan bello como el amor puede llegar a dar tantos quebraderos de cabeza. Ni Coldplay ni nosotros tenemos la respuesta, pero lo que sí podemos ofrecerte es esta canción con la que compartir dudas.

9. Nunca estoy – C. Tangana

En plena cuarentena, C. Tangana nos sorprendía con un lanzamiento diferente a lo que nos venía trayendo hasta la fecha, pero que fue un éxito absoluto. La versión más sensible del madrileño nos describió en un tema magistral la impotencia que se siente cuando una relación no da más de sí, cuando se espera lo que se sabe que no va a llegar, cuando el fin es el presente aunque nos neguemos a verlo. Cercana, directa y representativa de una situación por la que, tarde o temprano, todos estamos condenados a pasar.

10. El mayordomo – Carmen Boza

Siendo honestos, cualquier tema de Carmen Boza es un acierto seguro en los días grises. La voz rota de una de las mejores cantautoras del panorama musical español actual, con sus letras siempre acertadas y sus melodías punzantes, tienen la clave para aquellos que prefieren curar sus heridas con sal. El mayordomo, canción incluida en su opera prima ‘La mansión de los espejos’, habla de ese momento en el que, cuando algo cala hondo, por muy pequeño que pueda haber sido, duele incluso en la distancia. La gaditana sabe meter el dedo en la llaga, pero también sabe cómo hacer para que, con lo magistral de su prosa, la herida acabe sanando.

Si estás en uno de esos días tristes y te apetece aceptar la situación tal y como ha venido, ¡esta es la playlist que estabas buscando!

 

Elena Romero: @elena_romero07

Imágenes: YouTube y Giphy