¿Alguna vez te has preguntado cuándo nacieron las tendencias de moda? o ¿por qué vistes como vistes? Seguro que puedes dar muchas razones, y la mayoría serán válidas... Pero lo cierto es que hay muchas otras que, inconscientemente, vienen dadas por el sistema en el que vivimos así como el contexto histórico, económico y social. 

¿Cuándo nacen las tendencias?

Algunos estudiosos datan la aparición de las tendencias de moda en el siglo XVI y durante siglos, la evolución de la indumentaria fue reflejo de cambios en las clases dominantes, por ejemplo, cuando había un cambio en la monarquía. De hecho, cuando había períodos largos relativamente pacíficos, las modas podían permanecer décadas sin cambiar. 

María Antonieta, influencer del siglo XVIII

En épocas anteriores a la fotografía, la gente de a pie no sabía cómo eran sus monarcas físicamente, pero podían reconocerles por su indumentaria (recargada y excéntrica). Así era como conseguían diferenciarse de la plebe.

Varios han sido los monarcas que han creado tenencia en sus respectivas épocas, como Enrique VIII o Isabel I, pero el icono real y trendsetter por excelencia fue, sin duda, María Antonieta, cuyo estilo fue tan masivamente imitado que la llevó a encargar vestidos cada vez más opulentos y peinados cada vez más extravagantes. La rápida sucesión de modas durante su reinado fue un precedente de la fugacidad de las modas hoy en día. 

¿Dónde se crean las tendencias?

Si de verdad pensabas que los diseñadores se ponían de acuerdo entre ellos para sacar colores y patrones parecidos en las pasarelas cada temporada… E-R-R-O-R

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de PANTONE (@pantone) el

Esta labor la desempeñan las agencias de pronóstico de tendencias. Esta ciencia (que se puede confundir fácilmente con un arte) nació en 1915 cuando Margaret Hayden Rorke creó las primeras predicciones de color. Se fijó en lo que producían las fábricas textiles francesas y creó muestras de color para fábricas y distribuidoras norteamericanas.

Con esto, Rorke quería adelantarse a lo que podría gustar a los compradores en las tiendas, reduciendo así gastos de almacenamiento y descuentos. Las primeras predicciones de color indicaban a los fabricantes lo que debían producir, basándose en lo que habían producido antes otras empresas y dejaban poca elección al comprador.

Por eso, podemos decir que en el siglo pasado, eran los informes de tendencias los que dictaban lo que se iba a llevar. Durante las décadas de 1960 y 1970, los libros de tendencias comenzaron a tener una finalidad más inspiracional y, más tarde, nacieron las primeras agencias de pronóstico de tendencias como Trend Union o Peclers.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de PeclersParis (@peclersparis) el

A finales de los años 90 nació WGSN, líder indiscutible del pronóstico de tendencias no solo de moda, sino de todo lo que tiene que ver con el estilo de vida (diseño de interiores, comida, etc), así como Trendstop en 2002, entre otras.

En los últimos años se ha hecho necesario un mayor análisis de las tendencias que mejor están funcionando en las tiendas para así poder tomar decisiones a nivel producción y diseño. Con esto en mente, en el año 2009 nació EDITED, que ofrece desde cifras internas, hasta análisis de redes sociales y estudios de mercado.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de WGSN (@wgsn) el

Un poco de sociología

Para entender cómo se propagan las tendencias de moda, necesitamos tener siempre presente el componente sociológico. Sin duda, el ser humano es un ser mimético; una moda se difunde con el visto bueno de los demás. Si bien el mimetismo desempeña un papel importante en la aparición de las modas, las tendencias no se reducen a ese mecanismo de transmisión. Los individuos no imitan a otros como sonámbulos. Eligen entre distintos estilos de vida, recomponen su identidad y le dan su toque personal.

Las modas pueden ser interpretadas y por lo tanto, modificadas cada vez que se transmiten. Por esta razón, los individuos contribuyen a dar forma a sus propias tendencias. Este mimetismo da lugar a fenómenos como el mecanismo de confluencia, por el que por ejemplo algunos adolescentes pierden su identidad con tal de sentirse parte de un grupo, o el principio de conformidad, que pone a prueba cómo reaccionamos los seres humanos ante la presión de grupo.

¿Cómo se difunden las tendencias? 

En el célebre speech de Miranda Priestly en El Diablo Viste de Prada, donde pone de vuelta y media el jersey azul cerúleo de Andy Sachs, ella pone en evidencia el escaso conocimiento de Andy en tendencias, pero ¿tenía razón realmente la gran Miranda Priestly? Lo cierto es que ella habla únicamente de una de las 3 teorías de filtración de tendencias, las repasamos a continuación:

  1. Teoría de la filtración

También conocida como trickle – down theory, de la que habla Miranda Priestly. eEs la más tradicional de las 3, en la cual los consumidores de la élite e insiders de la moda se hacen con los últimos lanzamientos e inspiran al resto con su estilo aspiracional, lo que provoca que el consumidor medio acabe adoptando estas tendencias.

  1. Teoría de la burbuja

En inglés, trickle – up theory, es justo el lado opuesto. En este caso, son los diseñadores quienes se inspiran en lo que se ve en la calle, tribus urbanas, colectivos nichos, etc para realizar sus colecciones. El caso más sonado fue la colección Rive Gauche 1966 de YSL, inspirada en el estilo de los beatniks de la orilla izquierda del Sena.

 

  1. Teoría transversal

La tercera y última teoría de difusión de las tendencias, conocida también como trickle-across theory, afirma que las tendencias de moda se van transmitiendo simultáneamente entre diferentes grupos del mercado, y que puede adaptarse a diferentes precios y tipos de consumidor. Este es el caso de los clones que un día vemos en la pasarela y a las dos semanas, nos las encontramos en el New In de cualquier marca de fast-fashion.

El ciclo de las tendencias 

En moda, el número de ideas es limitado y pasado un tiempo, las tendencias vuelven, de ahí eso de que la moda es cíclica. Aun así, no regresan nunca de la misma manera, ya que siempre lo hacen con influencias de tendencias actuales. Por ejemplo, las hombreras están arrasando ahora y las tenemos hasta en la sopa, pero si nos fijamos en las fotos de nuestras madres en los años 80, veréis que no se llevan de la misma manera, ya que a su vez han sido influenciadas por tendencias recientes, como el athleisure por ejemplo.

 

Ahora que ya sabes cómo empezó todo, seguro que empiezas a ver la moda de diferente manera (o eso esperamos)...

 

Lara Ontiveros: @lara_ontiveros_

Imágenes: Instagram y Giphy