Detrás del combo gorra y gafas, Gonzalo Julián Conde ha trabajado durante años la forma de llegar al lugar donde está hoy. Su proyecto dejó de ser sólo música hace mucho tiempo. El marketing, las redes sociales y las colaboraciones han hecho de él lo que vemos siempre. Con un canal de recopilaciones de fails como comienzo, pasando por una etapa sin dormir para producir, hasta ocupar la posición más alta en las listas internacionales. Bizarrap es todo eso. 

Si empezamos estudiando sus primeros pasos, la producción tampoco fue su motor central. En realidad se dedicaba a unir diferentes peleas de gallos, recopilar los momentos más destacables y crear memes con ellos. Lo que lo hizo destacable fueron los remix que lanzaba a partir de sus raps: mezclaba tempos, letras, melodías... El Quinto Escalón, uno de los eventos más importantes en Buenos Aires de aquel momento, no tardó en descubrir que sus vídeos eran un gancho. Fue ahí, en la calle, donde conoció a muchos de los que serían sus futuros compañeros. Quizá, el más destacable, Duki, con el que abriría su camino. 

El 21 de abril de 2017, después de salir No Vendo Trap, el primer tema de Duki (que sin duda abrió una etapa en el trap argentino), Bizarrap quiso hacer su primera producción. Así lanzó también su primer remix y, en cierto modo, su primera sesión.  

Aunque continuó intercalando ambos contenidos, cada vez puso más empeño en sacar producciones de diferentes temas de otros artistas y amigos de la escena. Los remix que salían no tardaban en ser hits y con el tiempo se atrevió con su propio producto. Así nació en 2018 la Bizarrap Freestyle Session #1 junto a Kodigo, hoy también icono de los primeros pasos del trap en Argentina.   

El paso a las music sessions vino de la mano de Bhavi. Como productor, Biza se había colocado en el lado de la improvisación. Sus sesiones eran freestyle, no música, y él mismo reconoció para In Guru We Trust que, en ese momento, pensaba: “¿Quién va a querer venir a hacer una canción a mi estudio?”.  

Durante un tiempo, cuando comenzaba a posicionarse en el mundo del entretenimiento y la música, Warner le quiso en su equipo. Trabajó como A&R  (Artists and Repertoire, una figura que busca a quienes tengan talento) mientras estudiaba Marketing en la universidad. Lo compaginó desde 2017 hasta 2019 de manera explosiva. Apenas dormía ni paraba en casa durante el día, era más bien un trabajar, estudiar y dedicar sus últimas horas del día a grabar.  

El resto es historia... Su empeño en aportar visibilidad al trabajo del productor en el sector dieron sus frutos y su nombre no se borraba de ninguna colaboración. Es más, los artistas buscaban llevar su nombre. Ambas series, tanto la de música como el freestyle, siguieron adelante con un número de propuestas increíbles. ¿Sus visitas? Siempre superando millones. Trueno y él, por ejemplo, superan aún hoy récords en números con su sesión.


La primera mujer en las sesiones y la que mantuvo las visitas más altas hasta hace bien poco fue Nicki Nicole. Con ella, Bizarrap saltó definitivamente al panorama musical de 2019. Fue entonces cuando supo que era momento de centrarse en la música y dejarlo todo. Su carrera despegó a la par que las sesiones en las que todos querían aparecer. Arrastró al estudio a otras grandes estrellas como Nathy Peluso, Residente, Nicky Jam o L-Gante. La lista llega hoy hasta el #52, lugar que ocupa con Quevedo, el artista canario que está revolucionando el ranking con más de 160 M de visitas.


Lo que lleva a alguien a la fama no está escrito en ningún manual... pero historias como esta, con un sueño trabajado desde los 14 años y en las cuatro paredes de una habitación, dejan alguna pista.  

 

Lucía Goñi: @luuciagoni

Imágenes: YouTube