El acné es un problema que muchos sufrimos y nos atormenta diariamente... Pero como todos sabemos, no hay dos pieles iguales (ni todas tienen las mismas necesidades). El acné puede aparecer por infinidad de motivos: tu tipo de piel, estrés, desajustes hormonales, mala higiene, por utilizar productos que no funcionan y no se ajustan a nuestra piel... Por eso, cualquier tipo de acné ha de ser previamente consultado con un especialista antes de tratarlo con productos que incluso puedan ser abrasivos para el rostro. Además, si no conocemos bien nuestra piel y de dónde radica el problema, no podremos ponerle solución.

Muchas veces caemos en el error de comprar cualquier producto que indique que es anti acné, pero no conocemos su formulación. Es realmente importante conocer los ingredientes de un producto para saber si este nos va a funcionar o no. Desde VANIDAD, te presentamos los ingredientes estrella que han de aparecer en la lista de elementos que conforman tus productos para combatir los temidos granitos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de MiiN Cosmetics (@miincosmetics) el

Peróxido de benzoilo (Benzoyl Peroxide): 

Lo primero que debemos buscar en un producto contra el acné es que mate la bacteria que los está produciendo. El peróxido de bezoilo tiene una acción bactericida, antiinflamatoria y comedolítica que lucha contra las bacterias que se acumulan en nuestros poros, obstruyéndolos y produciendo el acné. Este ingrediente está presente en numerosos productos como limpiadores, cremas y tónicos. Pero no todo es tan idílico,  si se encuentra en una alta concentración, puede irritar la piel, así que ¡cuidadín!

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de GLAMGLOW (@glamglow) el

Ácido Salicílico (Salicylic Acid o  Beta Hydroxy Acid): 

Como siempre decimos, la limpieza de la piel es esencial para tener un piel sana, pero mantener esta higiene puede ser un trabajo complicado, sobre todo a la hora de realizar exfoliaciones para eliminar las células muertas que también puede fomentar la aparición del acné. El ácido salicílico es el ingrediente siempre presente en las exfoliaciones químicas, y es que este ácido elimina las células muertas que quedan en la parte más superficial de nuestra piel y que obstruyen nuestros poros.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Freshly Cosmetics® (@freshlycosmetics) el

Azufre (Sulfur): 

El azufre es uno de los minerales más predominantes en nuestro cuerpo y sus propiedades son súper beneficiosas para mantener nuestra piel sana y limpia. Al igual que el ácido salicílico, el azufre es un exfoliante natural, lo que permite que nuestra piel se mantenga más regulada. Además, cuenta con numerosas propiedades antimicrobianas que evitan la presencia de granitos. Uno de sus beneficios más importantes es cómo ayuda a nuestro organismo a eliminar toxinas mediante la formación de paredes celulares más fuertes. ¡Un must!

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Mario Badescu Skin Care (@mariobadescu) el

Ácido azelaico:

Que el acné puede producir hinchazón y rojeces en nuestra piel, no es nada nuevo... y eso, incluso, puede llegar a ser más difícil de combatir que los propios granitos. Pues bien, de combatirlo se encargará el ácido azelaico. Además de ser un fuerte antibacteriano que actúa directamente modificando el pH de las bacterias de nuestra piel, está comprobado que este ácido es capaz de acabar con ciertas bacterias resistentes a antibióticos.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de The Ordinary, NIOD, & more. (@deciem) el

Busca estos ingredientes en la lista de tus productos contra el acné ¡y notarás la diferencia!

 

Natalia Ruiz: @naataliaruizpe

Imágenes: Instagram