Bienvenidos al norte de la cosmética. Una región que, salvando peculiaridades locales, se caracteriza por la obsesión por la luz, un amor por la naturaleza que viene de serie (previa a la obsesión actual por la sostenibilidad) y el diseño. ¿El resultado? No podía ser otro que firmas de belleza cuyos conceptos se encaminan a despertar la luminosidad (esa “buena cara” que todos ansiamos, pese al estrés y el estilo de vida ajetreado), mediante envases para coleccionar, que quedan estupendos en la estantería del baño y fórmulas respetuosas con el medio ambiente. Si se trata de vivir y verse bien, los nórdicos y escandinavos saben bastante. 

Así, mimetizándonos con el tiempo actual, ¡desde Vanidad apostamos por la cosmética que vino del frío! 

 

1. Bioeffect 

Más allá de auroras boreales y géiseres se encuentra posicionada esta marca, que se aleja de la imagen de leyenda de Islandia para presentar un concepto sólidamente fundamentado en la ciencia. Tres genetistas del país investigaron durante diez años la posible réplica vegetal del factor de crecimiento epidérmico (un descubrimiento merecedor de un Premio Nobel en los años 80) y vaya si lo lograron.

Su línea de productos es pequeña, pero efectiva, destacando el sérum que usan un 30% de los islandeses, hombres y mujeres, sin importar su tipo de piel.

Bioeffect. PVP: 149€

 

2. Ecooking  

Un concepto sencillo, pero versátil, nacido en Dinamarca para solventar problemas cutáneos de toda clase. Ecooking tiene una historia similar a la de muchas firmas de autor. Nació en la cocina de su creadora, impulsada por la necesidad de encontrar un remedio para su piel cansada y opaca. El boca-oreja hizo su labor y en la actualidad la gama se ha ampliado bastante hasta alcanzar el maquillaje, los solares, los cosméticos para bebés e incluso la cocina. ¿Alguno de sus imprescindibles? El Multi-balm en diferentes formatos o su esencia facial con ácido hialurónico, cafeína y fermentos ricos en probióticos. 

Ecooking. PVP: 14,95€ (30 ml.)

 

3. Rudolph Care 

Seguimos en Dinamarca, un país en el que la sostenibilidad y la calidad de vida resultan prioritarios. Así, no es extraño encontrar diferentes propuestas como esta, con certificación ecológica, diseños cuidados y cualitativos y fórmulas ricas en ingredientes naturales, como el açai.

Más allá del sérum nutritivo y antioxidante, que ha ganado diferentes premios en Escandinavia, o la fina bruma facial, estas fiestas puedes adentrarte en Rudolph Care mediante los sets que tienen disponibles para el cuidado de rostro, cara o labios, e incluso un calendario de adviento destinado a los cuatro domingos antes de que llegue la Navidad. 

 

Rudolph Care. PVP: a partir de 42€

 

4. Lumene

Finlandia y la luz (o falta de ella) son un binomio indisoluble. Así, la marca originaria de este país, Lumene, se conecta directamente con ella al tratar de despertarla mediante productos que utilizan ingredientes nórdicos, entre ellos el agua del Ártico, por su capacidad para adaptarse a unas condiciones climáticas duras.

¿Lo que más nos gusta? Que, aunque nació en la década de 1970, ha sabido adaptarse a la actualidad sostenible y vegana que el consumidor demanda, con fórmulas tan especiales como la prebase iluminadora, Instant Glow UV Primer SPF30, o el sérum Arctic Berry Oil-Cocktail. 

 

Lumene. PVP: 29,90€

 

5. Tromborg

Ciencia detrás de la belleza. Eso es lo que afirma ofrecer esta marca danesa creada por una maquilladora y su esposo bioquímico. Sus propuestas son fáciles de usar, se fabrican en el país y están cargadas de ingredientes accesibles para ellos, como la malva o la caléndula, pero también antioxidantes y péptidos.

Aunque tienen una gama muy amplia, te recomendamos la línea corporal, que incluye algunos grandes éxitos, como el delicioso gel de ducha de jengibre, varios bálsamos corporales enriquecidos con extractos herbales, el exfoliante de lemongrass o la crema de manos con olor a lavanda. 

Tromborg. PVP: a partir de 17€

 

6. Karmameju 

Karmameju es el perfecto reflejo de su fundadora, Mette Skjaerbaek. Envases atemporales, inspirados en el icónico diseño danés; fórmulas holísticas, que funcionan para mejorar el aspecto, pero también el espíritu y una conexión muy fuerte con la naturaleza, a través de la aromaterapia y sus texturas.

Como cuidado trasversal, aplicable a cuerpo, rostro y cuero cabelludo, incide en los beneficios del dry brushing con diferentes cepillos y herramientas. Junto a sus lociones, cremas y demás cosméticos faciales, destaca también un producto bastante singular: un regulador del pH epidérmico llamado Hero, que ayuda a reparar la función barrera cutánea. 

Karmameju. PVP: 27€

 

7. Smorodina

Esta firma rusa ofrece mascarillas de alginato reinventadas. ¿Te suenan? Puede que al recibir un tratamiento facial en cabina te aplicaran una mascarilla de textura particular, colocada incluso sobre ojos y labios, que luego fue retirada casi como si fuera una película de goma.

Probablemente fuera una mascarilla de alginato, un extracto del alga parda que logra esa consistencia elástica, favoreciendo que llegue a todos los rincones, y a la que se añaden todo tipo de activos, como en el caso de Smorodina, alga chlorella, aceite de árbol de té o extracto de semilla de uva, con el fin de mejorar diferentes preocupaciones (deshidratación, envejecimiento prematuro, poro dilatado, etc.)

 

Smorodina vía Amazon. PVP: desde 22€/ud.

 

Berta Almagro: @bertalmagro

Imágenes: Cortesía de las firmas