Si tu punto débil son las piernas, estás leyendo el artículo indicado. Te contamos cómo hacer que tus piernas permanezcan calentitas en los meses de más frío y no solo eso, sino cómo cuidarlas durante todo el año para lucirlas bonitas en verano. Además, por raro que parezca, a veces el mejor remedio para el frío es más frío. Lee atentamente.

1. Hidratación

Aunque parezca que no tiene nada que ver, tener las piernas hidratadas hace que las tengamos más calientes aunque al principio de esa sensación de frescor recién echada. La piel en las épocas más frías del año sufre y se descama, por lo que mantenerla hidratada hace que el tejido se mantenga fuerte y resistente, previniendo así el desgaste y la entrada de frío por los poros. Te recomendamos esta crema Drenante Remodelante de Piernas de Somatoline Cosmetic de efecto frío que estimulará tus células para tener unas piernas fuertes y bonitas.

Si tienes además una piel sensible y fina, evita tejidos como lana y acrílicos, ya que solo incentivarán la descamación de tu piel.

2. Ducharse con agua no muy caliente

Cierto es que cuando hace un frío polar en la calle, lo primero que queremos es darnos una ducha bien calentita, pero esto genera un efecto rebote que resaca aún más la piel, por lo que si no te atreves con agua fría, al menos opta por la templada. Utiliza el hidratante post ducha para un resultado perfecto.

3. La clave está en los pies

Efectivamente esto es una evidencia. Si mantienes los pies calentitos el resto de tu cuerpo lo estará, sino el frío sube hacia arriba y la primera parte donde se nota es en las piernas. Normalmente con las medias es cuanto más frío se queda el pie, por ello vigila el calzado que te pones cuando usas una media, que sea hermético o no deje entrar el frío por ningún ángulo del zapato, eso ayudará al calor podal. 

Olvídate de ponerte un calcetin encima de la media ya que eso puede provocar el efecto contrario o sin embargo una presión al pie que nos será muy incómoda. Por lo tanto, calcetines de grosor normal y zapatos cerrado es el mejor consejo. 

4. Caminar sin zapatillas

Este método no le funciona a todo el mundo en cuanto al tema de la temperatura, pero es el mejor aliado para hacer que tus piernas descansen y se fortalezcan. Después de una larga jornada, recomendamos liberar el pie, ponerte unos calcetines gorditos y caminar por casa sin zapatillas. ¡Mejorará la circulación de tus piernas!

5. Haz ejercicio

Y finalmente, como siempre, el ejercicio es uno de los mejores aliados para nuestra salud. En el caso de las piernas en un ciclo que provoca el resultado buscado: haciendo ejercicio activas las células de tu organismo, eso mejora la circulación y finalmente provoca una constitución fuerte, de esta manera es más difícil tener frío en las piernas, ya que se mantienen activas. 

Con estos consejitos tendrás tus piernas entrenadas para el calorcito (además de estar sanas, fuertes y divinas)...

 

Raquel Sanz: @raquel_sanz_8

Imágenes: archivo y cortesía de Somatoline