Los nacidos entre los 90 y los 2000 sentirán especial cariño por estos ítems (que además, son tan propios del verano). Seguro que los has visto o los has tenido alguna vez pero ahora, desearás conseguirlos de nuevo.

Los veranos noventeros de nuestro país se pasaban entre mañanas de Art Attack y tardes de Shin Chan. Eran esos tiempos donde queríamos ser como el príncipe de Bel Air y veranear en Malibú a lo Vigilantes de la playa. El verano olía a crema solar (ese olor que ahora buscamos en todos los cosméticos que solo huelen a fruta o flores) y se asociaba a estos objetos tan peculiares. Muchos de ellos han vuelto a estar de moda y otros no han tenido esa suerte pero, como en Vanidad creemos en las segundas oportunidades, nos apostamos a que en un futuro van a volver a nuestras vidas... 

1. Las pulseras de la amistad

Si no llevabas el brazo llenito de pulseras, no eras cool. Solíamos llevar pulseras con mensajes, indirectas o significados personales. Eso sí, tenían que ser muy coloridas. 

2. Las cangrejeras

Las cangrejeras, esas sandalias que nos parecían espantosas pero que llevábamos todos los veranos, hoy se reinventan en su versión más luxury en marcas como Chanel y Off-White. 

3. Los walkman

Cuando no existían las playlists, teníamos álbumes llenos de discos y los escuchábamos en nuestro walkman (que se convirtió en nuestro objeto más preciado). Ahora que han vuelto a estar de moda las cámaras analógicas o los vinilos... ¿volverá también este carismático ítem?

4. El kit tie-dye

La tendencia del verano fueron sin duda las camisetas tie-dye, ese estampado que hemos rescatado directamente de los noventa, década donde el DIY era el día a día de los niños que hoy ya son millenials

5. Los flash y el tang

O los helados flash, o esa bebida llamada "tang". O quizás los dos. Seguro que te suenan estas chucherías a las que éramos adictos y que podíamos comprar en cualquier kiosco. 

6. Los tatuajes temporales

La fiebre por los tatuajes temporales empezó dentro de las bolsas de las patatas fritas. Y es que, aunque no fueran brillante o dorados como ahora, ¿quién no se los había puesto hasta en la cara? 

7. Las pulseras y collares de playa

Nuestro lado más surfero lo mostrábamos a través de collares de conchas, pulseras y tobilleras que, o las comprábamos en el típico puesto de playa, o las hacíamos nosotros mismos. Ahora las hemos recuperado en nuestros pendientes y accesorios de pelo. 

8. Los patines a cuatro ruedas

Hoy los patines tienen luces, ruedas de colores y todo lo que antes era inimaginable pero... los originales y con los que aprendimos a patinar fueron estos:

9. Las viseras

Muy de moda en la actualidad... Pues deberías saber que en los 90 ya era todo un hit del verano.

10. Los tamagotchis 

Este objeto tan simple nos hacía pasar ratos muy entretenidos mientras cuidábamos de una mascota virtual que iba con nosotros a todas partes. Hoy es toda una pieza vintage

11. La peonza

¿Te es posible contar las horas en las que estabas enganchado a este legendario objeto que se remonta a miles y miles de años? A nosotros no.

12. Los "churros" 

Ahora los hemos sustituido por los flotadores de unicornio, aunque seguimos viendo alguno a los más niños ¡y nos encantan!.

13. El juego de la bola de velcro 

Otro de los juegos que nos hacía pasar horas interminables con nuestros amigos, sin necesidad de estar conectados a ningún aparato tecnológico. ¡Cuánto lo echamos de menos!

14. El skip-it 

Con probabilidad, otro de los juegos más divertidos (por no decir el mejor) de los 90. 

La mayoría de estos objetos, o no han pasado de moda, o se han convertido en la nueva tendencia para los nostálgicos y amantes de la sencillez más clásica. ¿Cuál es vuestro favorito?

Jara Hart: @jarahartt   

Imágenes: Amazon