Si has leído How to Be Parisian Wherever You Are seguramente este sentimiento haya crecido aún más en tu interior. Y es que, nadie puede negar que las francesas son de las más seguidas en cuestiones de estilo... Parece que simplemente por haber nacido en París, tienen ese je ne sais quoi que las dota de una sofisticación y elegancia únicas. A continuación, desgranamos las claves de ese allure que caracteriza a las francesas y extraemos algunas lecciones de estilo que podemos aprender de ellas. Toma nota:

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Step into my office. ~Please note, we operate a flip-flop only policy in the boardroom cuz we’re all about business casual here at @thebeachtulum

Una publicación compartida de Camille Charriere (@camillecharriere) el

Lección #1: Menos es más

Es la premisa que resume a la perfección el estilo de las parisiennes. Todas ellas apuestan por la sencillez tanto en sus outfits, como en el peinado y el maquillaje. Por eso, confían en básicos de armario como una camisa blanca, una gabardina, unos zapatos planos, un LBD, combinaciones de blanco y negro, el estilo marinero… Esto les aporta seguridad y hace que vayan “apropiadas” vayan donde vayan, evitando estridencias. Ya lo decía Coco Chanel: “antes de salir de casa, mírate al espejo y quítate un accesorio”.

Lección #2: Effortless de los pies a la cabeza

Arreglada y estupenda, pero que no parezca que te lo has pensado demasiado. Esta clave la cumplen a rajatabla, desde el estilismo (como ya hemos visto), hasta el peinado. Por lo general, acostumbra a ser una media melena de color castaño. Pero en cualquier caso, lo que todas las francesas parecen tener en común, es el hecho de no haber usado un secador nunca en su vida. Así que ya sabes, si quieres conseguir ese allure, la próxima vez que te laves el pelo, sécate la melena al aire libre y péinate lo justo para desenredar. ¡Ah! Y si te cortas el pelo tú misma o una amiga, mejor que mejor.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Getting ready for #LeParisRusseDeChanel #ChanelHighJewelry tonight Makeup and hair @camilloumakeup

Una publicación compartida de Caroline de Maigret (@carolinedemaigret) el

Lección #3: Invierte en piezas icónicas en lugar de en tendencias

Rara vez verás a una parisina con un bolso low cost. Ellas saben bien que las modas son pasajeras, por ello evitan adquirir las últimas tendencias. Prefieren invertir en fondos de armario y prendas atemporales, versátiles. Y aún más en piezas icónicas, con historia, incluso si son vintage o de segunda mano. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Yesterday after @Dior by @charlesmartinon MUA @eliseducrot

Una publicación compartida de Jeanne (@jeannedamas) el

Lección #4: El perfume, un must

Para las francesas, el perfume es casi un tema de Estado. “Encuentra tu perfume antes de los 30 años y úsalo los siguientes 30”, decía Caroline de Maigret. “No soy fiel a muchas marcas, excepto con el perfume”, contaba Léa Seydoux en una entrevista. Para ellas, perfumarse es un ritual mágico (y seductor) lleno de significado. Les gusta perfumarse el pelo, porque así el olor perdura más tiempo. En lugares esperados como el cuello y en las muñecas, pero también en otros inesperados como en los brazos, los tobillos e incluso detrás de las rodillas…

Lección #5: Siempre au naturel

Las parisinas te harán creer que han nacido con la piel radiante, el pelo perfectamente despeinado y un aroma a Chanel Nº5. Que esos atributos forman parte de una herencia que no se puede explicar. Mienten. Para la piel, no usan base de maquillaje, pero tienen otros secretos. Y estos secretos son: crema hidratante, exposición solar para el color sonrosado de las mejillas y las pecas, correctores para el contorno de ojos e incluso se acepta mezclar tu BB cream con unas gotas de maquillaje. Para los ojos, siempre máscara de pestañas y un pintalabios rojo potente para la noche.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Gossip Girl meets My Fair Lady xoxo @miumiu

Una publicación compartida de Monica de La Villardière (@monicaainleydlv) el

Lección #6: Masculina de día, femenina de noche

Desde que Yves Saint Laurent adaptara el esmoquin masculino al cuerpo de la mujer en los años 60, el tuxedo se ha convertido en una de las prendas favoritas del guardarropas de una francesa.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 

Remember when I was painting my heart out ?

Una publicación compartida de Chloe Lecareux (@chloelecareux) el

También los zapatos con aires masculinos y las prendas oversize. A las francesas les gusta imitar el armario del género opuesto durante el día, mientras que por la noche, sacan a relucir su feminidad con vestidos y faldas con volumen. ¿Te atreves a seguir sus lecciones?

 

Carla Tomillo: @carlatomillo

Imágenes: Instagram