Lo sabemos, es tarea de titanes (y más aún si tienes que adaptarte a las medidas del equipaje para avión)... Pero puede resultarte mucho más sencilla si sigues estos sencillos pasos que te proponemos desde Vanidad. Toma nota:

1. Haz una lista

Aunque este paso parezca algo obvio, es imprescindible si quieres crear el equipaje perfecto. Piensa y organiza la ropa que vas a necesitar para cada día (esencial que sea adecuada para el tipo de actividades que vayas a realizar y para las condiciones meteorológicas de tu lugar de vacaciones). Además, recuerda aquellas cosas que durante otros viajes hayas echado en falta y también medita sobre aquellas que únicamente ocupaban sitio en tu maleta.

Este primer paso te ayudará a organizar tu mente antes de comenzar a echar cosas (innecesarias) en la maleta...

2. Aprovecha bien tus zapatos

Un buen par de zapatos no serán solo tus mejores aliados para poder recorrer cada rincón en tus escapadas de verano, sino que también ayudarán a que tu equipaje resulte más práctico y organizado. Los zapatos deben ir encajados cerca de la zona de las ruedas, mejor dentro de bolsas para así no manchar el resto de prendas. ¡Ah! Y su interior se puede aprovechar para rellenarlo con objetos más pequeños, como calcetines o ropa interior.

De esta manera, ahorrarás espacio y podrás localizar mejor esas prendas que suelen perderse y esparcirse por todas las partes de la maleta.

3. ¿Qué tienen en común la organización de una maleta y una cebolla? 

¡Las capas! Una vez hayas colocado tus zapatos dentro del equipaje, es el turno de pasar a la ropa. Para las prendas, el conocido como método de la cebolla, es decir, ir creando capas, es infalible.

En primer lugar, hay que extender las prendas más gruesas de ropa que vas a llevar, sin doblar, hasta llegar a aquellas piezas más finas y ligeras. El truco para que todo quede perfecto es que los extremos de la ropa sobresalgan.

Una vez tengas toda la ropa que vas a llevar organizada de esta manera, ve doblándola, de arriba abajo, dejando que las piezas más pesadas cubran a las más ligeras. Así, tu equipaje será más compacto y, por lo tanto, te cabrán más cosas. ¡De nada!

4. Cuidado con el neceser

Sin duda, el neceser es una de las partes más conflictivas cuando tienes que preparar la maleta, especialmente si el viaje es en avión. Por ello, cuando te vayas de vacaciones debes apostar por aquellos productos multiusos como un maquillaje que también sirva de protector solar o un desmaquillante de rostro completo, y si es posible, en formato sólido en vez de líquido o en gel. También es el momento perfecto para gastar todas esas muestras de productos que tienes por casa...

 

Te recomendamos que el neceser que lleves esté hecho de material impermeable. De esta manera, si algo se derrama, no manchará (o al menos no en exceso) al resto de prendas de la maleta.

5. Ten preparadas bolsas

Este último consejo es especialmente útil y es que muchas veces, en las bolsas de plástico convencionales, la ropa suele coger peor olor que, posiblemente, se acabe extendiendo por todo el equipaje. Para evitar este problema, procura tener a mano bolsas de clip o con cierre hermético. Algunas incluso suelen tener la opción de cerrarlas al vacío, lo que te permitirá ahorrar mucho más espacio.

Ahora que ya conoces todos ls trucos, no existe ninguna excusa para tener pereza y comenzar a preparar la maleta perfecta hacia tu próxima aventura. ¡Bon voyage!

 

Ana Dorado: @anadm24

Imágenes: Giphy